La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha roto esta tarde los 13 días de silencio que mantenía desde que saltara la polémica por las supuestas irregularidades de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Y lo ha hecho para negar todas las acusaciones de “falsedad” y “falsificación” en un tenso Pleno extraordinario celebrado en la Asamblea de Madrid.

Cifuentes ha rechazado todas las acusaciones vertidas sobre ella tras conocerse que una funcionaria de la URJC habría cambiado la nota de dos asignaturas del máster en Derecho autonómico que había cursado en 2011-2012. Así, según adelantó Eldiario.es, se habría modificado la calificación de “no presentado” a “notable” dos años después de matricularse y sin mediar nueva matrícula. Un hecho que Cifuentes ha justificado por la existencia de “un error informático”.

El Pleno, recién comenzado, cuenta con dos puntos en el orden del día, que se unificarán, como suele ser habitual, al tratar la misma cuestión. Serán los proponentes de las iniciativas -Podemos y PSOE- los que primero intervengan, tal y como recoge el Reglamento. A continuación lo hará Cifuentes por un tiempo máximo de 15 minutos.

Los grupos parlamentarios tomaran la palabra tras ella por un tiempo de 10 minutos. Será la presidenta quien cierre la sesión con una intervención de 10 minutos finales. Según ha adelantado este mismo martes el portavoz del Ejecutivo autonómico al término del pleno Cifuentes ofrecerá declaraciones a los medios de comunicación, aunque se está aún decidiendo el formato.

Cifuentes ha iniciado su comparecencia alegando que esta es un “fraude de ley” puesto que el reglamento no recoge este tipo de plenos sobre cuestiones ajenas a la gestión del gobierno regional. “Ni ha habido falsedad ni falsificación”, ha dicho.

La presidenta regional, además, asegura que el escándalo del máster se lanza coincidiendo con “una operación política y descrédito” contra ella que viene de “la izquierda y sus socios” y que la penaliza “por su actitud de tolerancia cero contra la corrupción”. “Este ataque va a fracasar”, ha sostenido, porque ella no ha incumplido el acuerdo de investidura con Ciudadanos (en cuyo punto tres se exige a cualquier cargo público apartarse en caso de haber falseado su currículum): “El título de mi máster es perfectamente legal. No hay ni falsedad ni falsificación”, ha zanjado.

Para dar más empaque a su rechazo frontal a cualquier acusación recibida, Cifuentes ha asegurado que ya ha interpuesto “una querella criminal contra dos personas que han difundido una versión que no es real y que han incumplido flagrantemente la ley de protección de datos”. “Fíjense si estoy tranquila que he puesto el asunto en manos de la justicia”, ha sentenciado.

La presidenta regional, además, asegura que el escándalo del máster se lanza coincidiendo con “una operación política y descrédito” contra ella

Deja un comentario