El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, no está fingiendo tener un potente arsenal de bombas atómicas y la Casa Blanca debe estar preocupada, cree el científico estadounidense Siegfried Hecker. Según estimó en declaraciones a la cadena CBS, el número de tales artefactos disponibles puede oscilar entre 30 y 60, a partir de las existencias de plutonio y uranio que vio.

El exdirector del Laboratorio Nacional de Los Álamos y profesor de la Universidad de Stanford presume ser el único extranjero admitido en siete ocasiones desde 2004 a distintas instalaciones nucleares del país aparentemente hermético. “Estuve inmensamente sorprendido por lo mucho que me enseñaron y la franqueza con la que me lo mostraban y explicaban todo”, ha declarado el físico.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, durante la inspección de una fábrica de harina de papa en una foto difundida por la agencia KCNA el 6 de diciembre de 2017.

Hecker atestiguó la manera de guardar el material radiactivo en una piscina de agua situada en la planta nuclear de Yongbyon. Allí mismo pudo reconocer plutonio en un frasco de vidrio colocado dentro de una caja de madera que le presentaron. Vio también el reactor, que “no era muy bueno para generar electricidad, pero sí muy bueno para fabricar plutonio”.

El científico opina que precisamente su capacidad de distinguir del resto de sustancias el peligrosísimo metal artificial radiactivo había sido el motivo para invitarlo. Solo su testimonio podría convencer a los estadounidenses de que no atribuyeran las declaraciones norcoreanas a la mera propaganda.

A mediados del año pasado este mismo experto confirmó que Corea del Norte era capaz de producir tritio, la materia prima para confeccionar una bomba de hidrógeno y para que genere fusión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.