Ni Estados Unidos ni China cederán terreno en la guerra comercial que calientan. Si los americanos lanzaban este martes un listado de 1.300 productos chinos a los que planea imponer aranceles a modo de amenaza –contra las “desleales” prácticas comerciales chinas, dicen fuentes oficiales-, sus pares asiáticos no se han quedado atrás y han replicado con otro listado de un centenar de exportaciones estadounidenses.

Cada uno apunta a 50.000 millones de dólares en intercambios. En liza exportaciones de todo tipo: coches, aviones, whisky, soja, algodón… Un negocio de 100.000 millones amenazado por nuevos aranceles. Los mercados temen las consecuencias y registran fuertes pérdidas tanto en Estados Unidos como en Europa.

¿Guerra comercial?

Donald Trump, presidente de EE.UU., ha descartado, en todo caso, que se esté en una guerra comercial. “No hay guerra comercial con China”, porque esa batalla “se perdió hace muchos años” por la “gente estúpida o incompetente que representaba a EE.UU.”, afirmó desde Twitter.

Según los cálculos que cita Trump, Estados Unidos tiene un déficit comercial de medio billón de dólares con China. “Cuando ya estas 500.000 millones abajo, no puedes perder”, lanzó. A ellos sumó 300.000 millones por “robo de propiedad intelectual”. “No podemos dejar que esto continúe”, seguía.

Un mes para decidir

En su lista lanzada este martes Estados Unidos incluye productos de tecnología industrial, transporte y médicos procedentes de China. Sobre ellos recaería una tasa del 25%, pero de momento está sujeta a un periodo de comentarios públicos de 30 días antes de que las tarifas entren en vigor.

Después del proceso de recomendaciones, la oficina liderada por el jefe de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, emitirá una decisión final sobre los productos a los que afectarán estas medidas.

Trump anunció en marzo que impondría aranceles sobre hasta 60.000 millones de dólares en importaciones chinas, aunque según lo informado ahora el volumen afectado será de 50.000 millones. Según denuncia, las políticas de Pekín obligan a las empresas estadounidenses a transferir tecnología y propiedad intelectual a empresas chinas.

Estos aranceles, que se suman a los anunciados por Trump hace varias semanas a las importaciones de acero y aluminio, suponen la medida más dura del mandatario impuesta hasta ahora a China.

China responde con más madera y ataca la base de votos de Trump

Como respuesta, acciones similares. China anunció este miércoles que estudia imponer tarifas adicionales del 25% sobre 106 productos estadounidenses, entre los que se incluyen la soja, el sorgo, el algodón, automóviles, camiones, químicos, whisky, zumo de naranja, puros, tabaco y algunos tipos de cerveza. Las medidas tomarán cuerpo si EE.UU. sigue adelante con su propuesta.

“Prepararemos medidas de la misma magnitud para los productos estadounidenses. Estas medidas se anunciarán pronto. Confiamos y somos capaces de responder ante cualquier medida proteccionista de EE.UU.”, advirtió en un comunicado el Ministerio de Comercio.

China apunta, con los aranceles a productos agrícolas, al medio rural americano, base de votantes de Trump.

China impuso esta semana tasas a 128 productos americanos, entre ellos el vino China impuso esta semana tasas a 128 productos americanos, entre ellos el vino (Wang Zhao / AFP)

“Sin tener en cuenta las fuertes protestas de China, EE.UU. anunció las propuestas arancelarias que son completamente infundadas, una típica práctica unilateralista y proteccionista que China condena enérgicamente y a la que se opone firmemente”, seguía el comunicado.

El gigante asiático, que es el segundo socio comercial de EE.UU., ya anunció este lunes la imposición de gravámenes a un conjunto de 128 productos estadounidenses, en respuesta a las tarifas que Washington anunció el mes pasado sobre las importaciones de acero y aluminio chinos.

Europa busca calmar las aguas

De su lado, la Comisión Europea ha instado a Washington y a Pekín a limitar sus acciones en el plano comercial a medidas compatibles con la Organización Mundial del Comercio (OMC). “La Unión Europea no apoya medidas que vayan en contra de las normas de la OMC”, ha subrayado en rueda de prensa el portavoz del Comercio de la Comisión Europea, Daniel Rosario.

Deja un comentario