Catalunya en Comú han cerrado la puerta a facilitar que Ciutadans tenga la presidencia del Parlament o incluso de la Generalitat. Fuentes de Catalunya en Comú-Podem, consultadas por la agencia ACN, han dejado claro que la líder de Cs, Inés Arrimadas, no puede contar con la formación que encabeza Xavier Domènech. En ningún caso, pues, los comunes investirán a la candidata de Cs ni tampoco facilitarán que Arrimadas tenga los apoyos necesarios.

De hecho, desde los comunes subrayan que, si depende de ellos, Arrimadas no será jefe del Gobierno, ni Cs tendrá la presidencia del Parlament, lo que ha se ha convertido por ahora en la “prioridad” de los naranjas. Hasta ahora la cabeza de filas de Cs ha persistido en la idea de intentar la investidura en caso de que JxCat, ERC y la CUP no se pongan de acuerdo o incluso si no logran la mayoría teniendo en cuenta que existen diputados electos en la cárcel o huidos en Bruselas. Pero para que eso ocurra, Arrimadas necesitaría los votos a favor de la coalición de Domènech.

La aritmética parlamentaria surgida de las elecciones del 21-D hace que el bloque independentista formado por JxCat (34 diputados), ERC (32) y la CUP (4) sume 70 escaños, y que el bloque constitucionalista que integran Cs (36), PSC (17) y PPC (4) tenga 57, mientras que, en medio de los bloques, Catalunya en Comú-Podem tenga 8. Las opciones de Arrimadas para presidir la Generalitat pasan entonces porque los cinco diputados electos independentistas que están en Bruselas -Carlos Puigdemont, Clara Ponsatí y Lluís Puig (JxCat), y Toni Comín y Meritxell Serret (ERC) – y los tres que están en prisión -Oriol Junqueras (ERC) y Jordi Sánchez y Joaquim Forn (JxCat) – no renuncien a sus escaños para que corran las listas respectivas. Así, sin estos ocho diputados, la mayoría independentista se vería reducida en 62 diputados.

Ante este escenario, Arrimadas tendría suficiente si al menos seis de los ocho diputados de Catalunya en Común-Podemos votan a favor de su investidura, y los otros dos se abstienen. La candidata de Cs obtendría 63 votos, uno más de los 62 votos independentistas que previsiblemente votarían en contra. De este modo Arrimadas podría ser elegida presidenta en segunda vuelta, cuando se requiere una mayoría simple, es decir, más ‘sí’ que ‘no’. Sin embargo, la firmeza del equipo de Domènech hace que Cs tenga prácticamente imposible sumar apoyos suficientes.

Sea como sea, Arrimadas ha reiterado esta mañana, en una entrevista en Onda Cero, que si los partidos independentistas “no se ponen de acuerdo, no vuelven los que han huido y no renuncian a sus escaños para que corra la lista, nosotros estaremos allí para intentar tener la presidencia “. En este contexto, ha añadido que “no ve claro” que JxCat, ERC y la CUP se puedan poner de acuerdo.

Ningún contacto entre comunes y Cs

Por otra parte, las fuentes consultadas también apuntaron que nadie de Cs no ha contactado de momento con los comunes para negociar ningún escenario. Y es más. Los de Domènech aseguran que tampoco apoyarían Arrimadas, aunque Cs ofreciera a cambio la presidencia del Parlament en la cabeza de lista de los comunes. Esta es una posibilidad que tampoco se ha puesto sobre la mesa, según explican desde la coalición de izquierdas.

Este mismo miércoles por la mañana Arrimadas ha insistido en que su partido debe presidir el Parlament para evitar que “los partidos separatistas repitan las mismas barbaridades y se vuelvan a saltar las leyes”. En una entrevista en Onda Cero, la líder de Cs reivindicó que le corresponde a su formación presidir la cámara catalana, teniendo en cuenta que ganó las elecciones del 21 de diciembre. El nombre de la presidencia del Parlament así como los miembros de la Mesa deberá votar el 17 de enero, día fijado por el gobierno español para constituir la cámara catalana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.