Catalunya concentra casi la cuarta parte de la actividad industrial de toda España , ya que representa el 22,8% del total de la cifra de negocios y un 22,2% del personal ocupado, porcentajes que se encuentran a años luz del resto de las comunidades españolas. En su conjunto, la cifra de negocios de las empresas del sector industrial en España alcanzó los 570.537 millones en el 2016, de los que 129.921 millones correspondieron a Catalunya, según los datos facilitados ayer por el INE, que precisa que las cifras no son estrictamente comparables con ejercicios anteriores al cambiar la metodología. El valor añadido del sector alcanzó los 135.891 millones.

Nueve de cada diez industrias son manufactureras, y eso explica en buena parte el gran peso que tiene Catalunya sobre el conjunto de España. La economía catalana es históricamente eminentemente manufacturera, con una actividad diversificada e internacionalizada. Sectores como la alimentación, que representa más del 20% del total español, o la química, con más del 40%, conviven con el gran polo industrial aglutinado en torno a los fabricantes de automóviles Seat y Nissan. De acuerdo con los datos del INE, y medido en términos de cifra de negocio, la industria representa más del 50% del PIB catalán. Son un total de 460.033 trabajadores, un 22,2% del total español.

La Generalitat asegura que el gran objetivo es elevar del 20% al 25% el peso de la industria sobre el PIB

Àngels Chacón, directora general de Indústria de la Generalitat, celebró los datos del INE, aunque matizó que el instituto estatal contabiliza como industria algunos servicios vinculados. En base a las estadísticas elaboradas por la Generalitat, la actividad industrial estricta representa un 20% del PIB. “Y nuestro gran objetivo es llegar al 25%”, señala Chacón. Así se recoge en el Pacte Nacional per la Indústria, firmado por todos los partidos políticos y los agentes sociales. “El gran reto ahora es adaptarnos a los cambios de la nueva revolución 4.0”, dijo la directora general.

El INE cuantifica en 21.519 millones la inversión llevada a cabo por la industria española en el 2016. Y en este capítulo se confirma la hegemonía catalana: 4.776 millones, el 22% del total, y casi el doble que Andalucía, que es la segunda comunidad en aportación industrial (ver gráfico). Aunque suele ser más conocida por otros servicios, como el turismo o la agricultura, Andalucía tiene también tiene grandes referentes industriales, como el polo petroquímico de Huelva, o la aeronáutica generada en torno a la planta de Airbus.

Madrid, más enfocada a los servicios, y en particular a las finanzas y a la administración pública, aparece en cuarto lugar, por detrás de la Comunidad Valenciana y por delante del País Vasco. A la cola se sitúan Baleares y Canarias, donde el turismo domina, y La Rioja, una de las grandes potencias vinícolas.

En la manufactura, la productividad (valor añadido por empleado), alcanzó los 56.831 euros. Las coquerías y el refino de petróleo , poco intensivas en mano de obra, tienen la cifra más alta (385.821 euros). Siguen la industria del tabaco (178.0414 euros), y la farmacia (116.527). La menos productiva es la confección (26.981 euros).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.