La presidenta del Parlament de Catalunya y número 4 de la lista de ERC, Carme Forcadell, ha saltado este domingo a la arena partidista para hacer una apelación directa al voto útil independentista en plena contienda entre ERC y JxCat. Lo ha hecho en Badalona, en un acto de los republicanos en el que ha asegurado que su lista es “el único voto útil para parar el 155”.

Forcadell se ha confesado “triste pero esperanzada”. “Estamos tristes”, ha dicho, “porque estas elecciones nos las han impuesto porque algunos sabían que tenían todas las ventajas. Pero estamos esperanzados porque sabemos que ni así ganarán”. La presidenta del Parlament ha considerado que parar la aplicación del 155 es el reto más importante de Catalunya y, para conseguirlo, ha asegurado que solo vale una victoria independentista el día 21 de diciembre. “Ganar, ganar y ganar, y eso haremos”, ha prometido.

El acto celebrado en la plaza Font i Cussó de Badalona, con la participación de los candidatos Ruben Wagensberg, coordinador de la campaña a favor de la acogida de refugiados ‘Casa nostra, casa vostra’, Najat Driouech y Antoni Castellà, líder de Demòcrates de Catalunya, la escisión independentista de Unió. En un acto que ha tenido como telón de fondo la diversidad, el ejemplo del ayuntamiento de Badalona, arrebatado al candidato del PP Xavier García Albiol gracias a una coalición amplia de izquierdas en la que ERC participa, ha planeado en la mayoría de las intervenciones.

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, también se ha dirigido a los badaloneses, en discurso enfocado de manera directa contra Inés Arrimadas. Según la presidenciable republicana, Ciutadans no puede gobernar Catalunya porque “está en contra de todos los consensos sociales”, ha dicho. 

“Es imposible que alguien se proponga para ser la presidenta de todos los catalanes poniendo en dudas todos los consensos de este país, como la inmersión lingüística, nuestros medios públicos o nuestros servicios de seguridad”, ha enumerado Rovira. La secretaria general ha cargado contra los naranjas por su apoyo al Gobierno de Rajoy, que ha descrito como “el gobierno más corrupto de Europa” y “que ha dejado la inversión en Catalunya a niveles mínimos”.

ERC ha reenfocado su campaña en los últimos días ante la constatación de dos peligros para la formación. El primero, el auge de la lista de Carles Puigdemont, JxCat, gracias a la que sus máximos rivales independentistas están recortando distancias con los republicanos. En segundo lugar, los buenos pronósticos para Ciutadans, que según las encuestas podrían superar en votos a ERC. El acto de este domingo ha tratado de suturar ambas heridas, proponiéndose como el voto útil contra Arrimadas en detrimento de JxCat.

Deja un comentario