Campaña a contrarreloj para salvar una quincena de arboles de un paseo marítimo de la Costa Brava. El grupo municipal Guíxols des del carrer ha iniciado una recogida de firmas para evitar in extremis la tala de 15 olmos en el paseo Rius i Calvet de Sant Feliu de Guíxols (Baix Empordà). Los ejemplares, presentes en este paseo marítimo desde los años 70, han sido sentenciados de pronto por un imprevisto en la reforma urbanística que impulsa el Ayuntamiento. Un cambio drástico que ha encendido la polémica.

Cuando se redactó el proyecto de reforma del paseo se acordó que los 15 olmos serían trasplantados a otra zona del municipio, una decisión que permitía conservar esta parte de la flora local y que fue aplaudida por el grupo de Guíxols des del carrer.

Pero las obras de reforma comenzaron el pasado 12 de febrero y chocaron con un imprevisto: las raíces estaban más extendidas de lo esperado y el trasplante de los árboles suponía un riesgo para la estabilidad de un muro de contención situado junto a ellos. Según el equipo de gobierno, apoyado por varios informes técnicos, el muro es vital para sustentar el paseo y su derrumbe sería muy peligroso. Así, se optó por talar los árboles a falta de una “alternativa viable económicamente para trasplantarlos”.

El informe municipal destaca que algunas de las raíces tienen un grosor de más de ocho centímetros en zonas alejadas de la base del tronco y en algunos casos llegan hasta tres metros de profundidad respecto al nivel de la calle. Por otro lado, parte de las raíces rodean canalizaciones de servicios y alcanzan edificaciones situadas al otro lado del paseo, a unos seis metros de distancia.

Votación de urgencia en el pleno

Por todo ello, en el pleno municipal del jueves 22 de marzo se presentó de urgencia una votación para descatalogar los olmos del paseo y proceder así a su tala inmediata en lugar del trasplante previsto. El concejal de Urbanismo, Josep Saballs, justificó la medida para “garantizar la seguridad de las personas” al evitar un posible desprendimiento del paseo. Advirtió de que, además, el trasplante suponía un peligro para los operarios ante la eventual inestabilidad del muro. Saballs admitió que al redactar el proyecto inicial no se pudo prever con exactitud hasta qué punto se extendían las raíces de los olmos, algo que se vio cuando ya se habían iniciado las obras.

Por otro lado, el edil explicó que se propondría una compra de 15 ejemplares “de características lo más similares posibles a los originales” para plantar en la finca donde estaba previsto poner los olmos del paseo. Admitió que “es imposible encontrar árboles de ese tamaño en viveros” y prometió que serían lo más grandes posible. “Es una decisión que no nos gusta –expresó Saballs– pero es la única opción”.

Las obras de reforma destaparon que las raíces se han extendido más de lo previsto Las obras de reforma destaparon que las raíces se han extendido más de lo previsto (Guíxols des del carrer)

El punto recibió la oposición del regidor de Guíxols des del carrer, del de Moviment d’esquerres y de los concejales de CiU. Entre los motivos, acusaron al gobierno municipal de no buscar otras opciones y de iniciar el trasplante demasiado tarde, puesto que ahora se tendría que esperar hasta otoño y eso afectaría al calendario de obras. También aventuraron que el Consistorio no había hecho todos los esfuerzos posibles para evitar la tala, e incluso apelaron a dejarlos en el paseo, algo que el Ayuntamiento descarta.

Especie amenazada aunque no legalmente protegida

En declaraciones a La Vanguardia, el concejal de Guíxols des del carrer, Jordi Lloveras, lamenta que el equipo de gobierno llegara al extremo de comparar la decisión con “elegir entre la muerte de los árboles o la de las personas”. El edil expresa la sensación de que el Ayuntamiento “en ningún momento tuvo la voluntad de salvar los árboles” y destaca la rapidez con la que cambió de idea al iniciar las obras.

Por otro lado, el grupo municipal ha destacado que, en Catalunya, hace décadas hubo una plaga –la grafiosis– que acabó con muchos olmos adultos y que eso les convierte en una especie amenazada aunque no esté legalmente protegida. Por todo ello, lamentan que los ejemplares de Sant Feliu “han resistido la plaga de la grafiosis pero no podrán resistir la de los humanos”.

Por su parte, Josep Saballs ha reiterado a La Vanguardia que la decisión responde a un tema de responsabilidad. “Tenemos tres informes que avisan del riesgo que existe y si alguien acabara herido durante el proceso de trasplante sería responsabilidad del Ayuntamiento”, explica. El concejal de Urbanismo insiste en que correr este riesgo de forma consciente sería una irresponsabilidad. “No nos la jugaremos”, concluye.

Saballs niega que el coste del trasplante sea un factor porque en su momento ya se estudió y se decidió incluirlo en el proyecto y destaca que optaron por esa posibilidad pese a que “la empresa encargada garantizaba una mínima posibilidad de supervivencia de los ejemplares”. Concretamente, la empresa señaló que la mitad de los árboles no aguantarían el proceso “y sólo a partir de este 50% asumían una penalización por los que no sobrevivieran”.

Campaña a contracorriente

En cuanto al calendario, el regidor ha explicado que no se trata de una actuación inmediata, y que dependerá de la evolución de las obras. “La tramitación para la tala es un proceso largo, todavía falta modificar el proyecto, pero queremos tenerlo preparado para que la obra pueda avanzar en seguida que llegue a este punto”, admite Saballs. Eso sí, espera que antes de verano los árboles ya se hayan talado: “seguramente en abril o mayo”.

A pesar de todo, Lloveras expresa la intención de Guíxols des del carrer de seguir con la recogida de firmas, así como la presentación de una queja al Síndic de Greuges para exponer la situación. Por otro lado contactarán con otros grupos municipales y entidades del municipio para intentar coordinar un acto de protesta in situ. El edil reconoce que tienen “muy pocas posibilidades de conseguir que se salven los árboles”, pero se agarra al “derecho a la pataleta” después de que el proyecto de reforma se hubiera comprometido a trasplantar los olmos. La iniciativa ya cuenta con más de 300 firmas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.