Campaña electoral en el Congreso, insultos, descalificaciones… y Cataluña

Hoy, en el Congreso de los Diputados ha comenzado, de hecho, la campaña electoral de los comicios del 28 de Abril, con una sesión de control al Gobierno, continuación de la de ayer en el Senado, que se ha convertido en una ofensiva política contra el presidente del Gobierno Pedro Sánchez y a la vez, en un mini debate sobre el Estado de la Nación en el que ha intervenido gran parte de los miembros del Gobierno de Sánchez, entre ellos la vicepresidenta Carmen Calvo, el ministro de Exteriores Josep Borrell, y la ministra de Justicia Dolores Delgado.

Dentro de una gran tensión y, con continuas llamadas de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, al orden y al silencio, y una abundancia de insultos y descalificaciones, tanto la oposición, como quienes han sido hasta ahora, aliados del Gobierno, han delimitado el campo de juego, en el que se va a desarrollar la campaña electoral, una campaña que va a durar setenta días y que enlazará con la otra campaña para las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de Mayo. Un campo de juego en el que va a predominar el cuerpo a cuerpo, y en el que se van a sentar las bases de una falta de entendimiento y pacto que hará muy difícil la gobernabilidad del país.

De acuerdo con lo previsto, y lo reflejado por este cronista (ver Republica.com “Cataluña condiciona todo y envenena la política según “Financial Times”) el contencioso catalán y lo que, tanto el PP como Ciudadanos, consideran una “traición” del Presidente del Gobierno por negociar con los independentistas, han presidido el debate, complementado incluso, por el mismo independentismo, al sumarse al debate Joan Tardà, de Esquerra Republicana de Catalunya, partido al que ayer el Presidente del Gobierno, en el Senado, acusó de vivir mejor con el Gobierno del PP “porque viven del conflicto en Cataluña”. Cataluña, ha sido el término más repetido durante la sesión de control 80 veces y Tardà la ha utilizado para recordar al Gobierno que Cataluña “será su tumba”.

En esa tumba, es donde quieren enterrar tanto Pablo Casado como Albert Rivera a Pedro Sánchez, al que en un lenguaje muy duro y descalificador, han acusado de todo. Casado se ha centrado en las “cesiones” del Gobierno con los independentistas y ha llegado a decir que “nadie hizo tanto daño a España en tan poco tiempo. Usted hubiera aceptado la autodeterminación si el PP no lo hubiera denunciado”. Y Rivera, que ya ha decidido que bajo ningún concepto pactará ni con él ni con el PSOE que él representa (gran error estratégico porque a partir del 29 de Abril se abre una gran etapa de inestabilidad que no se sabe cómo puede terminar, y que la salida puede ser unas nuevas elecciones) ha insistido en que ya tiene decidido que volverá a repetir el pacto de la moción de censura… con los golpistas, “porque esa es su aspiración… ¿no le da vergüenza aceptar los 21 puntos de Torra”.

En un tono más comedido, aunque irónico el Presidente del Gobierno se ha asombrado del cordón sanitario establecido por Rivera, en el que se excluye a todo el PSOE (aunque en privado reconocen que aceptarían otro candidato que no fuese Sánchez) en un posible pacto de Gobierno. “Usted excluye a millones de españoles que apoyan a los socialistas, un partido con 140 años de historia de servicio a España”. El pacto de Ciudadanos con el PP para gobernar Andalucía con el apoyo imprescindible de Vox y “la foto de Colón”, con Casado y Santiago Abascal, le ha servido a Sánchez para atacar a Rivera por su giro hacia la derecha e identificarle como “líder del cambio de chaqueta permanente, la última “la chaqueta supuestamente liberal por una que huele a naftalina, la de la ultraderecha”.

Hasta la representante de Podemos, Irene Montero, que no ha sabido explicar por qué ha boicoteado el acuerdo sobre las Pensiones del Pacto de Toledo, del que ya se estaba redactando el borrador, y que ha venido repitiendo que todas las medidas progresistas aprobadas no son de Sánchez sino de Podemos, ha arremetido contra Sánchez, acusándole de aplicar “por la puerta de atrás y en secreto” los mismos recortes que aplicaba el Partido Popular. José Oneto


Source link

Deja un comentario