La tríada de mandos del Batallón 4 de Construcción Móvil Naval de EE.UU., actualmente desplegado en Okinawa (Japón) fue despedida el 11 de febrero luego de que el oficial ejecutivo de la unidad fuese encontrado ebrio y caminando desnudo (llevaba puestas solo sus botas) por el bosque, informa Navy Times.

Un helicóptero estadounidense AH-1 Cobra durante un entrenamiento.

La insólita escena fue protagonizada por el teniente comandante Jason M. Gabbard, que fue liberado de su cargo. Junto a él fueron relevados de su mando el comandante del batallón, James J. Cho, y su maestre en jefe, Jason K. Holden. En el caso de los dos últimos, la sanción se les aplicó por su intento de encubrir el incidente.

“La confianza es la base de todo lo que hacemos como profesionales militares, y esperamos que nuestros miembros en servicio se comporten con integridad y carácter para justificar esa confianza”, ha comentado acerca del incidente Cate Cook, la portavoz del Comando de Combate Expedicionario de la Armada estadounidense.

“Cuando hay indicios de que esos valores no se están siguiendo, llevamos a cabo las investigaciones pertinentes y tomamos medidas cuando es necesario”, ha agregado. 

El Batallón 4 de Construcción Móvil Naval ha estado en Okinawa desde el pasado 14 de octubre, cuando asumió sus funciones como Fuerza de Construcción Naval del Pacífico Occidental.

La última vez que los tres líderes de una unidad de la Armada estadounidense fueron relevados a la vez del servicio ocurrió en 2016, cuando los mados del destructor Bainbridge se vieron envueltos en un escándalo relacionado con el juego y el uso de fuegos artificiales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.