EL POLITIKO

SIN CENSURA

“Cambiaremos las ayudas ecológicas de la PAC”

Si hay alguien bien preparado para entender a los pequeños agricultores, esta persona se llama Phil Hogan. Es uno de ellos. Nacido en una granja familiar irlandesa, allí creció y la dirigió hasta dar el salto a la política, donde durante tres décadas representó a la circunscripción rural de Kilkenny. En el 2014 se mudó al octavo piso del edificio Berlaymont de Bruselas para pilotar la agricultura europea. En el mismo despacho en que recibe a La Vanguardia está negociando las perspectivas financieras que se presentarán el 2 de mayo. Para una partida como la agricultura, que se lleva casi el 40% del presupuesto, es el momento de la verdad. Además, Hogan plantea una reforma para simplificar la política agrícola común (PAC) y cambios en unos incentivos ecológicos ineficaces.

En diciembre, el Tribunal de Cuentas Europeo censuró los escasos resultados de las medidas para favorecer prácticas medioambientales en la agricultura. Sólo se ha modificado las prácticas en un 5% de las tierras. ¿Acepta esta crítica?

Estoy totalmente de acuerdo. El sistema es demasiado complejo, no funciona en términos de resultados medioambientales. Es por ello que vamos a cambiarlo. Necesitamos un nuevo modelo de aplicación, fijar objetivos que aseguren mejores rendimientos y mejores resultados.

¿Son los requerimientos demasiado reducidos?

En la última reforma, colocamos una nueva arquitectura verde encima de la política existente. No es fácil de implementar, por ello voy a proponer un nuevo modelo de aplicación

¿Introducirá sanciones por incumplimiento?

Son los estados miembros los que tienen que saber cómo proteger el dinero de los contribuyentes. Lo que nosotros haremos es pasar de una aproximación basada en reglas, en cumplimientos, a una distinta basada en rendimientos y en resultados. Los estados tendrán que decirnos cuánto han implementado de sus propios planes, y nosotros valoraremos si han cumplido los objetivos que se han fijado ellos mismos. Si no cumplen, introduciremos un plan de acción, y en último extremo, podemos retirar contribuciones financieras.

¿Los cambios que plantea en la PAC no suponen una renacionalización de esta política?

Hablar de renacionalización no tiene ningún sentido. La UE decidirá la política, los objetivos y los indicadores. Lo que pedimos a los estados miembros es que elaboren las propuestas para cumplir los objetivos de la UE, y además la Comisión Europea tendrá que aprobar todos los planes nacionales. Esto no puede estar más alejado de la nacionalización.

¿Pero los países tendrán más poder de decisión del que disponen actualmente?

No, los países tendrán más poder en términos de aplicación sobre el terreno de los objetivos fijados a nivel europeo.

¿Qué ventajas tiene el nuevo sistema?

La gran ventaja es la simplificación. Suprimiremos un 50% de los controles que tenemos ahora. Nuestro objetivo es asegurar que el gran beneficiario de esta nueva forma de aplicar la PAC sea el agricultor.

Actualmente, el 80% de los pagos directos se concentra en el 20% de los agricultores. ¿Tiene previsto limitar las ayudas por agricultor?

Sí, en la propuesta vamos a in­troducir una limitación, un capping, o un pago decreciente. Todavía no hemos tomado la última ­decisión.

El 2 de mayo, ustedes presentarán las perspectivas financieras para los próximos siete años. Teniendo en cuenta que no habrá contribución británica, y que hay nuevas prioridades, como fronteras y emigración, ¿habrá menos dinero para la PAC?

Si los países no aportan fondos adicionales para cubrir el agujero que provocan los temas que usted menciona, por supuesto que habría reducciones para los gastos de los grandes programas, como la agricultura. Pero confiamos en que países como España aumentarán su contribución al presupuesto. Creo que 21 de los 27 países han indicado que están dispuestos a pagar más.

¿Los agricultores tienen que asumir que van a perder fondos?

Creo que son suficientemente realistas para saber que habrá menos dinero si no conseguimos que los países aporten más fondos al presupuesto, pero tenemos apoyos fuertes para conseguir una PAC bien financiada.

El jueves usted presentó la directiva para proteger a los agricultores en la cadena alimentaria y evitar prácticas comerciales desleales. ¿Son suficientes estas medidas?

Se trata de prohibir prácticas como retrasar el pago para productos perecederos, cancelaciones en el último minuto, cambios unilaterales del contrato, o forzar a los suministradores a pagar por productos no vendidos. Es un buen inicio.

¿Es una acusación a las grandes superficies?

Nadie tiene que temer nada de esta directiva, siempre que no haga nada incorrecto. Pero hemos observado que en momentos en que los márgenes de rentabilidad para los agricultores bajaban, los de los vendedores subían. Todos tienen que poder jugar en igualdad de condiciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.