El fondo estadounidense Blackstone, el mayor inversor inmobiliario del mundo, estudia lanzar una opa para hacerse con el control de Hispania, la socimi española que tiene como principales accionistas al fondo Quantum Strategic Partners (del inversor húngaro George Soros) con el 16,7%, junto a los fondos Fidelity, con el 7%, Conepa, con otro 6%, y Bank of Montreal y BlackRock, con un 3% cada uno.

La socimi, que había decidido emprender una venta ordenada de activos, se ha mostrado dispuesta a aceptar una operación corporativa, por la que podrían interesarse otros fondos internacionales que invierten en el inmobiliario español.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) decidió ayer suspender de cotización cautelarmente a la socimi, que cotizaba con una subida del 1,65% hasta los 18,5 euros por acción. La firma tenía el martes un valor bursátil cercano a los 1.900 millones de euros.

Hispania celebró ayer precisamente junta de accionistas, a la que sometió a aprobación la venta de su cartera de oficinas, que suspendió en octubre del año pasado porque entendió que la incerti­dumbre política de Catalunya penalizaba el valor de sus activos. La socimi tiene 25 edificios de oficinas en alquiler valorados en 603 millones de euros. La asamblea de Hispania también aprobó el reparto a los accionistas de un dividendo extraordinario de 1,97 euros brutos por acción vinculado al cierre de esta desinversión. El ­pago se realizará con cargo a la prima de emisión y supondrá distribuir 215 ­millones de euros. Este dividendo se sumará a la retribución ordinaria a los socios, que este año será de un total de 0,87 euros por acción, de los que en marzo ya se realizó un primer pago de 0,41295 euros brutos por acción.

El interés de Blackstone, sin embargo, ha hecho que los fondos estadounidenses se replanteen su estrategia, y pasen de la venta de activos a una operación corporativa. El mayor activo de Hispania es su cartera hotelera, valorada en cerca de 1.000 millones de euros, que le aportan el 83% de sus ingresos, que al cierre del pasado ejercicio ascendieron a 129 millones. La firma tiene también una pequeña cartera de vivienda en alquiler, valorada en unos 160 millones de euros. La compra de Hispania permitirá a Blackstone consolidar su inversión en el sector hotelero español, que se centra en los establecimientos que compró a HI Partners (firma por la que pagó 630 millones de euros a Banc Sabadell) y los hoteles que tenía el Banco Popular, que forman parte de la cartera de inmuebles del banco, cuyo 51% se adjudicó por 5.100 millones en verano en la subasta realizada por Banco Santander. Con la compra de Hispania, Blackstone se convertiría en el mayor inversor del sector hotelero español.

Blackstone es ahora el mayor grupo inversor extranjero en el inmobiliario español, con un volumen de activos similar al de la Sareb, una vez incorporado el ladrillo del Popular. La firma tiene ya tres socimis en el MAB: Albirana, la mayor, con unos 5.000 pisos en alquiler valorados en 500 millones; Corona Patrimonial, con más de 100 millones en inversiones en edificios de oficinas; y Fidere, con pisos en alquiler valorados en 300 millones. Las tres firmas son gestionadas por Anticipa, la firma que nació a partir de la antigua plataforma inmobiliaria de ­Cata­lunya Banc, que Blackstone ­adquirió en el 2014 por 3.600 millones, y que ha ido creciendo con la compra de carteras de hipotecas y de activos inmobiliarios a Caixabank, Banc Sabadell y al propio Popular, con una inversión adicional de otros 1.700 millones de euros. El grupo ha tenido también alguna polémica en España, con la compra en el 2013, de las viviendas sociales de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS), que pasó por el escrutinio de los tribunales.

Deja un comentario