Carolina Bescansa ha culpado esta tarde a su equipo de la idea de articular un plan junto a Íñigo Errejón para derrocar a Pablo Iglesias y hacerse con el poder en Podemos. La diputada no ha tardado en dar explicaciones después de que se filtrase un documento en su telegram en el que diseñaba una propuesta para convertirse en 2020 en la nueva candidata del partido a la presidencia del Gobierno.

En el patio del Congreso, Bescansa ha relatado que el lunes la llamó Errejón para pedirle que fuese la número dos en su candidatura a la Comunidad de Madrid. Después, Bescansa puso en manos de su equipo el asunto para que aportaran ideas de cómo cerrar esa alianza. El equipo diseñó el documento que se ha filtrado este mediodía cuyo contenido no conocían ni Errejón ni la propia Bescansa, según su versión.

Errejón ha comparecido un poco después en la puerta de los leones para corroborar esa versión. Ha tildado el documento del equipo de Bescansa de “delirante”, “rechazable” e “inapropiado”. Y ha asegurado que nunca participó en un complot para echar a Iglesias. Además, se ha mostrado indignado ante la idea de no incorporar a Ramón Espinar, líder de Podemos en Madrid y afín a Iglesias, a su lista, como propone Bescansa, porque su voluntad es la de “sumar fuerzas”.

Eso sí, Errejón ha reconocido que ofreció a la diputada el segundo puesto en su lista para la Comunidad de Madrid y también que se han visto esta mañana, una confesión que ha llegado después de que los periodistas le recordasen que varios testigos le han visto salir del despacho de Bescansa en el Congreso.

El acuerdo filtrado este mediodía tenía tres objetivos: la lista de la Comunidad de Madrid, la candidatura para las elecciones generales de 2020 y el congreso del partido previsto para 2021. De este modo, la alianza Errejón-Bescansa se uniría primero para las elecciones de Madrid de 2019 con Errejón a la cabeza. Después, Bescansa trataría, con el respaldo de Errejón, de convertirse en candidata de Podemos para las elecciones generales. Luego ambos intentarían tomar el control del partido derrocando a Iglesias.

El supuesto pacto recoge también la idea de que Errejón “refuerce” a Bescansa “a través de la asignación de tres personas de referencia para asumir las tareas de comunicación y prensa, redes y apoyo logístico” para completar su equipo. Y también plantea que “no cabe la integración en esta lista del portavoz de la corriente oficialista, Ramón Espinar, en tanto que es la representación más visible en Madrid de la deriva política que esta candidatura aspira a contrarrestar”.

Bescansa ha reconocido que su idea pasa por competir con Espinar, porque representan distintas posturas en el partido y las primarias “están precisamente para eso, para confrontar posturas diferentes”. Pero ha negado la existencia de un complot contra Iglesias, pues ella es “leal” al partido y a sus procedimientos internos.

Iglesias no ha querido valorar de momento el supuesto plan de sus antiguos amigos y cofundadores de Podemos para derrocarle. Desde su entorno han considerado la aparición de este documento como “un asunto de la máxima gravedad”. Un asunto que no deja de ser el colofón a una intensa semana en Podemos.

A raíz de caso Cristina Cifuentes, Podemos decidió anticipar las primarias en Madrid. Iglesias había pedido a Errejón que fuese el candidato. Errejón aceptó, pero tuvo un encontronazo con Espinar al considerar que éste pretendía imponerle la lista. El pasado fin de semana, Espinar cedió y dio a Errejón carta blanca para la elaboración de la candidatura. Pero Errejón no quedó contento con eso.

Desde el lunes, su entorno habla de “negociaciones” para acabar de afinar las primarias de Madrid. Pero la dirección del partido insistía en que no había negociación alguna y que el asunto ya estaba cerrado. Y así, con esas misteriosas negociaciones sobre la mesa, estaban las cosas en Podemos cuando este mediodía ha estallado la polémica del presunto complot para derrocar a Iglesias.

Deja un comentario