El Gobierno alemán ha insistido hoy en que la decisión sobre la extradición a España del expresidente de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont es una cuestión meramente judicial en la que no puede haber ningún tipo de intervención del Ejecutivo.

“Se trata de una decisión de la Justicia. En primer lugar de la Audiencia Territorial de (el estado federado de) Schleswig Holstein, que tendrá que decidir en un primer paso deberá decidir si (Puigdemont) se mantiene en prisión y en un segundo paso sobre la extradición”, ha dicho el portavoz del Ministerio de Justicia, Maximilian Kall, durante la conferencia de prensa habitual del Gobierno.

“En caso de que se llegue a aprobar la extradición puede haber otros pasos jurídicos, como un recurso ante el Tribunal Constitucional, pero en todo caso se trata de una decisión judicial y eso es lo que contempla el derecho europeo”, ha recalcado.

Con estas explicaciones ha descartado la posibilidad de que el Gobierno de Angela Merkel no dé su autorización a una eventual extradición aprobada por la Justicia, lo que ha pedido públicamente el abogado defensor de Puigdemont en Alemania, Wolfgang Schomburg.

Por otra parte, en la misma rueda de prensa la viceportavoz del Ejecutivo, Ulrike Demmer, ha señalado que no tenía información sobre contactos recientes entre Berlín y Madrid sobre el caso Puigdemont.

Demmer también ha subrayado que la posición del Gobierno alemán frente al conflicto catalán sigue siendo la misma, y, en esa línea, ha reiterado que se trata de una cuestión que debe resolverse dentro del orden constitucional español. “Se trata de una cuestión que debe resolverse dentro del orden constitucional español y el Gobierno alemán siempre ha apoyado al Gobierno español en sus esfuerzos por defender ese orden”, ha subrayado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.