BBVA encargó a Villarejo ‘desestabilizar’ a Sebastián con amante cubano

[ad_1]

Un día después de conocerse que el BBVA encargó al excomisario José Manuel Villarejo seguir y vigilar al entonces vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado Valores (CNMV), Carlos Arenillas, siguen saliendo a la luz nuevos objetivos de este dispositivo montado por Villarejo contra el denominado ‘grupo hostil’, nombre que el excomisario daba a aquellos empresarios y políticos cuyo objetivo era derrocar a Francisco González. Este miércoles el diario ‘El Confidencial’ y ‘Moncloa.com’ han revelado que la entidad bancaria ordenó a Villarejo investigar la vida privada del entonces jefe de la Oficina Económica de Moncloa, Miguel Sebastián, y del ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de Zapatero, Miguel Ángel Moratinos.

Según varios informes de la operación Trampa, lanzada para boicotear la operación de asalto al banco que lanzaron el PSOE y la constructora Sacyr, las supuestas relaciones sentimentales de Sebastián fueron objeto de seguimiento. En una llamada telefónica grabada por el propio Villarejo, éste informó al jefe de Seguridad Corporativa de BBVA, Julio Corrochano, de que Sebastián, que nunca ha escondido su homosexualidad, tuvo un ‘affaire’ “con un cubano llamado Iván que trabaja en un pub de la plaza de Chueca”. Una relación esporádica que tuvo al margen de otra más estable.

El excomisario llegó incluso a enviar mensajes de contenido sexual haciéndose pasar por el tal Iván tanto al jefe de la Oficina Económica de Moncloa como a su pareja. Villarejo informó al BBVA que en los próximos días este cubano enviaría mensajes a Sebastián amenazándole “con salir a contar a un programa de telebasura la problemática que supone ‘haberse enamorado de un hombre importante’ que ahora, y debido a ello, se esconde y se avergüenza de su amante”.

Villarejo presume de que este chantaje está provocando que Sebastián, al que se refiere como “el mariquita de los cojones”, esté obsesionado con la idea de que alguien le sigue, llegando incluso a desconfiar de sus propios compañeros en el PSOE. El excomisario informa al hombre de confianza de Francisco González que él y sus socios se estaban dejando “una pasta” para que “el cabrón” del supuesto novio cubano concediera una entrevista en la televisión. “Vamos a hacer un paripé en un programa a ver qué estaría dispuesto a decir”, explicó el policía. “Ahora debe estar muy jodido, es un momento duro”, le respondió Corrochano.

“Hay una parte del partido que le quiere echar, en fin, que con esa paranoia está todavía, con lo cual eso viene de puta madre”, señala el excomisario. “Coincido con tu apreciación de que el tío estaba medio depre, porque además no tiene buenas relaciones con el novio El cubano de los cojones… se lo va a comer el puto cubano”, afirmó Villarejo “Lo que está claro es que el tipo tuvo unos meses de pelea con él, eso lo sabe todo el mundo”, añadió el excomisario, antes de dar un repaso a las anteriores relaciones de Sebastián que tilda de “atormentadas”.

Las maniobras de Villarejo parecen surtir efecto según refleja en un informe posterior remitido al BBVA. “Según parece esta actuación le está provocando [a Sebastián] cierta inseguridad y está empezando a ponerse nervioso. Prueba de ello es que ha encargado muy discretamente al servicio de seguridad de Presidencia que rastree el número desde el que recibe los mensajes y le han confirmado que es una tarjeta de prepago comprada y usada en Chueca”, escribe. Además, apunta que todo esta situación le está acarreando problemas a Sebastián con su pareja, que según el comisario era otro economista vinculado al PSOE. Además del envío de mensajes, Villarejo habría encargado que también recibiera “llamadas de voces masculinas insinuantes a la hora de cenar”.

Por otro lado, Villarejo puso en marcha una campaña de desinformación para difundir bulos, rumores y noticias falsas para incrementar el acoso a Sebastián. “Su obsesión por las plantas y los animales exóticos podría ser también un punto débil, y en base a ello se está organizando una estrategia de alarmar a los vecinos de la calle [se suprime el nombre por motivos de seguridad], alegando que tiene serpientes venenosas sin autorización y en unos recipientes sin las más mínimas medidas de seguridad”, anunciaba Villarejo al BBVA.

El excomisario llevó esta guerra sucia contra otros dirigentes del PSOE, a los que consideraba miembros de este grupo hostil que quería desbancar a González de la presidencia del BBVA. Uno de estos blancos fue Carlos Arenillas, el entonces vicepresidente de la CNMV. “Un rastreo técnico ha confirmado el rumor de que las relaciones con su mujer no son buenas”, señalaba Villarejo, quien como ya se informó este martes se dedicó a espiar su domicilio familiar.

Arenillas y Moratinos, las otras víctimas

El excomisario llevó esta guerra sucia contra otros dirigentes del PSOE, a los que consideraba miembros de este grupo hostil que quería desbancar a González de la presidencia del BBVA. Uno de estos blancos fue Carlos Arenillas, el entonces vicepresidente de la CNMV. “Un rastreo técnico ha confirmado el rumor de que las relaciones con su mujer no son buenas”, señalaba Villarejo, quien como ya se informó este martes se dedicó a espiar su domicilio familiar.

En la documentación que Villarejo entregó al BBVA, el excomisario aportaba el contenido de al menos una llamada pinchada a dos supuestos interlocutores relacionados con este grupo hostil, en la que comentaban aspectos de la vida íntima de Miguel Ángel Moratinos, entonces ministro de Exteriores. En otro informe, Villarejo señalaba que la mujer de Moratinos había trabajado para el servicio de inteligencia francés.

 

[ad_2]

Source link

Deja un comentario