El Ayuntamiento de Barcelona ha lanzado la segunda convocatoria de las líneas de subvenciones Impulsemel que fas –línea de Barcelona Activa para la activación económica en los barrios– y Enfortim l’Economia Social i Solidària (ESS) –de promoción y refuerzo de la ESS–. Las dos líneas de ayudas suman un importe total de 2,5 millones de euros solo para este 2018.

En una rueda de prensa este jueves, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha destacado que, entre 2017 y 2018, el consistorio habrá destinado más de 6 millones de euros a 270 proyectos: “La administración debe acompañarles, porque el talento de mucha gente se ha visto frenado por la expulsión financiera”. Según él, con estas subvenciones la administración suplirá la carencia y actuará como si fuera una “entidad de crédito”.

La línea de Barcelona Activa se ha dotado con 1,6 millones –frente a los 1,3 millones que se destinaron en 2017– y la del Ayuntamiento para la ESS invertirá 840.000 euros –en 2017 fueron 500.000 euros– a proyectos de economía social.

La presidenta de Barcelona Activa, Sara Berbel, ha explicado que las ayudas pueden llegar a cubrir hasta el 80% del presupuesto de los proyectos, con un máximo de 50.000 euros. En la modalidad de locales vacíos, el máximo será 10.000 euros por proyecto. La presentación de solicitudes se hará del 25 de abril al 25 de mayo.

El comisionado de Economía Social, Desarrollo Local y Consumo, Álvaro Porro, ha destacado que las subvenciones quieren generar una economía de proximidad resiliente que se quede en la ciudad pase lo que pase a nivel global: “El 22% de las empresas que apoyamos en la primera convocatoria nunca había recibido una subvención”.

Novedades

Como novedad, la segunda edición de la línea Impulsem el que fas subvencionará nuevas modalidades de proyectos: dirigidos a fomentar el turismo responsable y para instalar nueva actividad en locales vacíos en barrios afectados por procesos de “desertificación” comercial o por procesos de gentrificación.

En esta línea, se apostará por iniciativas turismo responsable que fomenten la emprendeduría y las empresas socialmente responsables; la instalación de actividades económicas en locales vacíos, y proyectos de R+D+i dirigidos a pequeñas empresas y entidades. Asimismo, podrán recibir ayudas proyectos de Empreneduría y Empresa de Proximidad; Economías Comunitarias e Innovación Social; Fomento del Empleo de Calidad en el Territorio e Innovación Digital en los territorios, además de iniciativas que aborden la precariedad laboral y la cohesión social, entre otros.

También la convocatoria Enfortim l’Economia Social i Solidaria contempla la nueva modalidad de Intercooperación, destinada a entidades de segundo y tercer nivel que favorezcan el sistema de finanzas éticas y su uso por parte de las entidades de ESS, así como el balance social, ambiental y de transparencia y buen gobierno.

Las subvenciones, en cinco modalidades distintas, llegarán a cubrir hasta el 80% del proyecto, con ayudas desde los 3.600 euros a un máximo de 35.000, dirigidos a entidades y empresas del tercer sector social, cooperativas y mutualidades, entre otras, y la presentación de solicitudes se puede hacer desde el 10 de abril hasta el 9 de mayo.

Balance de la primera convocatoria

En conjunto, la primera edición de las dos ayudas ha permitido subvencionar 270 proyectos con 3,8 millones: 99 ayudas para promover la economía de proximidad con Impulsem el que fas y 171 de las subvenciones para la promoción y refuerzo de la ESS en 2017, que se ampliaron ante la alta demanda. “Estas políticas económicas de proximidad han llegado para quedarse”, ha asegurado Porro.

Entre los proyectos subvencionados en 2017, se encuentra la Associació Esclat, con la creación de un carrito de la compra que sirve de caminador eléctrico a personas con movilidad reducida; L’estoc, en la que personas discapacitadas hacen muebles con materiales de reciclaje, o un curso de baberos para jóvenes en riesgo de exclusión. También han recibido subvención proyectos de ESS como el cine cooperativo Zumzeig, la librería La caníbal, Cos cooperativa de Salut y la tienda CoopMercat, entre otros.

Deja un comentario