Barcelona se ha significado una vez más como una de las ciudades más avanzadas en temas sanitarios. Una innovadora intervención quirúrgica, realizada por primera vez en España, supone un avance significativo para la cirugía de columna. En concreto, el Instituto Clavel ha realizado una cirugía pionera de fusión sacroilíaca asistida con escáner intraoperatorio. Esta novedad tecnológica permite una cirugía menos invasiva, una menor exposición a la radiación (tanto para el paciente como para el equipo sanitario) y una recuperación más rápida. En este caso, la paciente sufría una sacroileítis, una patología infradiagnosticada que está detrás del 30% de las lumbalgias.

La intervención, llevada a cabo en el Instituto Clavel, especializado en cirugía de columna y neurocirugía, fue dirigida por el doctor Ignasi Català. La paciente, que fue dada de alta a los dos días de la operación, es una mujer de 40 años que sufría una sacroileítis, una inflamación en la articulación sacroilíaca (la que une los huesos iliacos de la pelvis con el sacro).

Sistema iFUSE

La operación se llevó a cabo con el sistema iFUSE y el escáner con navegador O-arm 2. El sistema iFUSE -avalado con más de 30.000 intervenciones en todo el mundo y decenas de ensayos-, consiste en insertar tres implantes de titanio a través de la articulación sacroilíaca -en uno de los huesos iliacos o en los dos- para estabilizarla y fusionarla.

Además, en el caso de la intervención en el Instituto Clavel, la cirugía se realizó con la asistencia del escáner intraoperatorio O-arm®2, que incorpora un software de navegación intraoperatorio Medtronic y que permite navegar con datos de alta precisión, imágenes bidimensionales y tridimensionales durante las intervenciones en quirófano y en tiempo real.

Como en una película de ciencia-ficción

En un escenario que parece sacado de una película de ciencia-ficción, durante la intervención, los cirujanos disponen de imágenes instantáneas multidimensionales e imágenes fluoroscópicas que les permiten ver la anatomía del paciente en la posición quirúrgica, supervisar el estado de la cirugía y verificar la colocación de los implantes antes de que el paciente salga de quirófano. Gracias a la combinación de ambas tecnologías -iFUSE y O-arm- los pacientes se benefician de una cirugía menos invasiva, una operación más corta, una recuperación más rápida y un mejor resultado final.

El neurocirujano Ignasi Català explica que “con esta tecnología, conseguimos más precisión en la colocación de los implantes, lo que reduce el riesgo de complicaciones vasculares o nerviosas que podrían ser causadas por una mala colocación”. Asimismo, el doctor destaca otras ventajas, como que “se expone a menos radiación al paciente y al cirujano, y se reduce el tiempo de intervención y el postoperatorio”.

Se expone a menos radiación al paciente y al cirujano, y se reduce el tiempo de intervención y el postoperatorio

Ignasi Català

Neurocirujano

La pionera intervención supone una luz de esperanza para las personas afectadas por sacroileítis, una dolencia muy común, aunque infradiagnosticada. Sus principales causantes son los traumatismos producidos por accidentes -en moto y en coche-, el aumento de la tensión en la zona sacroilíaca que suele suceder tras una intervención de fusión lumbar o el estiramiento de la articulación tras el parto. Un 30% de las lumbalgias son debidas a sacroileítis no diagnosticadas.

El doctor Català afirma que “se diagnostican menos de las que existen porque sus síntomas se atribuyen a otras patologías de la columna, como hernias discales”. En cuanto al tratamiento de la sacroileítis, el facultativo se lamenta de que a muchos afectados no se les ofrece ninguna opción porque, “incluso entre la clase médica”, es aún muy desconocida la técnica iFUSE.

El Instituto Clavel, dirigido por el Doctor Pablo Clavel y ubicado en el Hospital Quirón de Barcelona, es un centro de referencia mundial en cirugía no invasiva de la columna vertebral y pionero en la cirugía de reemplazo de disco artificial ADR (Artificial Disc Replacement). En los últimos quince años ha destacado por emplear los tratamientos más avanzados en neurocirugía.

Un 30% de las lumbalgias son debidas a sacroileítis no diagnosticadas

Deja un comentario