Atragantamiento en niños ¿cómo evitarlo?

[ad_1]

El año 2018 se ha despedido con la triste noticia de la muerte de un niño de 3 años en Gijón que se murió atragantado con las uvas de Nochevieja.

Las muertes por atragantamiento suelen producirse en niños menores de tres años porque su dentadura está incompleta y no mastican los alimentos adecuadamente. Además su laringe tiene un diámetro muy pequeño que puede atorarse con facilidad cuando no mastican los alimentos.

Alimentos como las uvas, las aceitunas, las salchichas… pueden quedarse atascados en la tráquea de los niños y provocarles la muerte.

Alimentos que pueden provocar atragantamiento en niños

Algunos alimentos no son adecuados para niños menores de 3 años porque pueden quedarse atorados en las vías respiratorias y provocarle la muerte por asfixia.

Las palomitas de maíz están presentes en todas las tiendas de chucherías para niños, en cines, en teatros, en circos, en fiestas infantiles… pero no son adecuadas para niños menores de cuatro años porque pueden quedar atascadas en las vías respiratorias y provocar la muerte del niño por asfixia. También pueden pasar a la zona del pulmón provocando una infección.

Los frutos secos como las almendras, las avellanas, los pistachos, el maíz, los cacahuetes son alimentos peligrosos para los niños menores de 5 o 6 años por peligro de asfixia. No obstante debido a sus nutrientes, los frutos secos pueden ofrecerse a los niños menores de esta edad molidos.

Los embutidos, el jamón y el lomo son alimentos que no se desmenuzan fácilmente en la boca y los niños como no tienen toda la dentición no los mastican adecuadamente y si los tragan enteros pueden provocarles un atragantamiento.

Si quieres dar embutidos a tus hijos pequeños es mejor que lo hagas en trocitos muy pequeños o triturados

Este tipo de caramelos no son buenos para los niños pequeños porque el niño puede tragarlos sin que se hayan desecho y pasar a las vías respiratorias provocando un atragantamiento.

Aunque las gominolas son blanditas también pueden provocar atragantamientos porque no se deshacen en la boca y pueden pasar a la laringe del niño provocando asfixia.

Las gominolas es mejor evitarlas hasta que el niño cumpla por lo menos 5 años

Las nubes por su tamaño y consistencia gomosa pueden quedar atascadas en la garganta del niño y provocar asfixia. Al igual que los caramelos duros y las gominolas es mejor evitarlas hasta que el niño tenga por lo menos unos 5 o 6 años.

Los chicles no son adecuados para los niños hasta que sepan como se comen, es decir deben saber que solo se mastican y una vez masticados se tiran. Es mejor que los niños pequeños no los consuman para evitarnos problemas de atragantamiento.

Las uvas enteras son redondas y pueden obstruir por completo la pequeña laringe de un niño. La mejor forma de que los niños puedan comerlas es sin pepitas, sin piel y cortadas en dos o tres trocitos

Con las cerezas ocurre lo mismo que con las uvas. Para que un niños pequeño pueda comerlas es mejor quitarle el hueso y cortárselas en trocitos pequeños

Con las aceitunas ocurre lo mismo que con las cerezas y las uvas. La mejor forma de ofrecérselas a un niño pequeño es sin hueso y cortadas en trocitos

Las salchichas también son peligrosas para los niños pequeños porque pueden atascarse en su garganta. Si quieres ofrecérselas a tus hijos es mejor que las cortes a lo largo en dos trozos y luego en pequeñas rodajas para que tu hijo pueda comerlas sin peligro de atragantamientos.

El pan le gusta mucho a los niños pequeños, pero hay que tener cuidado a la hora de ofrecérselo.

Para evitar atragantamientos es importante que los niños aprendan a comer con tranquilidad y que lo hagan sentados correctamente sin saltar ni correr.

Que puedo hacer si mi hijo se atraganta

Cuando un niño se atraganta, es recomendable hacerlo toser para que expulse el objeto que tiene atragantado. Pero si esto no funciona hay que realizar la  maniobra de Heimlich.

Esta maniobra consiste en empujes abdominales colocando el puño de una mano debajo de las costillas y por encima del ombligo. La otra mano hay que ponerla arriba del puño y presionar haciendo un movimiento rápido hacía arriba para tratar de expulsar el objeto que obstruye las vías respiratorias. Esta presión hacía arriba debe hacerse varias veces hasta conseguir que el objeto extraño salga. La presión ejercida debe ser hacía dentro y hacia arriba para expulsar el objeto que está asfixiando al niño.

Cuando se produce un atragantamiento en un niño es mejor que no le ofrezcas agua, ni tampoco es bueno meterle las manos en la boca porque puedes hacer que el objeto se introduzca más y genere todavía más asfixia.

Para evitar los atragantamientos, lo mejor es la prevención. Procura evitar los alimentos que pueden provocar asfixia a tu pequeño hijo.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario