Así se diseña y fabrica un smartphone ‘made in Spain’ – Así se diseña y fabrica un smartphone made in Spain

Àngela Zorrilla

Impulsado por:

Levantar la vista en el metro, en la sala de espera del médico, en un restaurante… y ver a la gran mayoría de personas absortas, con su smartphone en la mano, sin atender a nada más que no sea su pantalla. Las cifras demuestran lo que todos vemos a diario. Al año se venden 1.500 millones de teléfonos inteligentes en el mundo, según datos del Fondo Monetario Internacional relativos al 2016. Actualmente hay 4.900 millones de usuarios. O lo que es lo mismo, dos de cada tres personas.

En este ámbito, España es un país enganchado al móvil. No en vano lidera el ranking mundial de usuarios de móvil, con un 88% de penetración entre la población, por delante de países como Japón o Estados Unido. Paralelamente, según un informe llevado a cabo por We Are Social y Hootsuite, se ha establecido que el tiempo medio diario de uso de Internet en el móvil en España es de 1 hora y 53 minutos. En este sentido, un estudio de la web Kelisto.es, con motivo del Mobile World Congress 2017, aseguraba que el 93,9% de los usuarios de telefonía móvil prefiere su dispositivo para conectarse a Internet por encima de ordenadores y tablets.

Por lo tanto, España es uno de los mercados en los que la introducción de los smartphones y su uso es más palpable. Sabemos manejarlos, pero ¿sabemos cómo se desarrolla un dispositivo móvil?

Desarrollar un móvil es un trabajo complejo que puede llegar a durar cerca de nueve meses. Un equipo de expertos en diseño e ingeniería recoge la información del mercado –tendencias, preferencias y hábitos de los usuarios- y la analiza para comenzar a crear un nuevo dispositivo. Un proceso largo, cargado de pruebas, hasta que el producto definitivo llega a las manos del usuario.

La española BQ es una de las pocas empresas que diseña y desarrolla electrónica de consumo en Europa. Todos los diseños de sus móviles, y cómo integran cada uno de sus componentes, se trabajan íntegramente en España.

A lo largo de toda la fase de creación de cada uno de sus modelos operan equipos transversales. Desde el embrión, con el diseño conceptual y mecánico, hasta el nacimiento del nuevo ‘hijo’ de la marca con la llegada de la producción y comercialización en masa, pasando por todo el proceso de desarrollo de hardware y software. Es toda esta capacidad de innovación la que permite a BQ competir de tú a tú con otras marcas reconocidas en el mercado, y convertirse en la tercera firma que más smartphones vende en España.

1. Prototipo
¿Qué tamaño tendrá la pantalla? ¿Dónde situaremos la cámara de fotos? ¿De qué material serán los elementos? El primer paso es decidir estratégicamente qué producto se desea crear. Se diseña estéticamente, primero a mano, en papel. Posteriormente se digitaliza. Iván Castro, Mobile manager de BQ, explica que para el desarrollo del terminal participan 170 ingenieros de diferentes equipos; además de un pool de especialistas en funcionalidades concretas del teléfono como la cámara, el audio, el táctil o la conectividad del dispositivo.

Una vez esbozada la primera versión del terminal comienzan a resolverse algunas cuestiones esenciales previas al inicio del desarrollo técnico, como quiénes serán los proveedores de componentes, cuál será su distribución interna o el precio de salida del producto. Una fase preliminar compleja que puede durar hasta cuatro meses, pues se diseñan seis o siete prototipos iniciales.

2. Desarrollo

La segunda fase se alarga durante seis meses y se centra en el diseño o desarrollo. Se divide en tres etapas: EVT (Engineering Validation Test), DVT (Design Validation Test) y PVT (Production Validation Test). Durante la fase de EVT, las diferentes unidades físicas del dispositivo se fabrican para pasar una validación extrema consistente en miles de pruebas.

De este proceso surge la primera versión del móvil que se envía a China, donde únicamente realizan el ensamblaje de todas las piezas. “Allí montan aproximadamente 100 unidades que devuelven a España, donde nos encargamos –durante dos semanas- de realizar exhaustivas pruebas de laboratorio. Llevamos a cabo pruebas de consumo, cobertura, estabilidad, golpes, roturas, polvo, agua, radiación… y vamos ajustando el plano inicial”, detalla Castro.

En total se analizan miles de parámetros entre componentes, conexiones y líneas de código de cada producto. En paralelo, se llevan a cabo todas las certificaciones, imprescindibles para la comercialización del producto.

Tras estas pruebas, llega el momento de rehacer diseños, ajustar componentes o cambiar de proveedores en busca de la perfección. Se repite el proceso en la fase DVT; es decir, de nuevo se envían a China los diseños rectificados y allí ensamblan 200 o 300 unidades, esta vez, que volverán a analizarse en España durante dos semanas. “En este momento, no se debería cambiar ya más de un 10% del dispositivo”, resume Castro.

Estamos ya cerca de que el terminal vea la luz. Llegamos a la fase de PVT, en la que ya se fabrican alrededor de 1.000 unidades y sirve como prueba piloto de una posible fabricación en masa de ese producto. Si superan las pruebas, el equipo de ingeniería lo da por aprobado y se inicia la fabricación de unidades diarias.

3. Fabricación en masa
Tercera y última fase: el inicio de la fabricación en serie. Tras la etapa de PVT, “estamos seguros de que tenemos el producto que queríamos, altamente fiable y con todos los proveedores alineados”, finaliza Iván Castro. Es el momento de iniciar la MP (mass production). En España, BQ ya es la tercera marca más vendida de smartphones, con un 10,3% de cuota de mercado.

Iván Castro, Mobile Manager de BQ, finaliza señalando como gran valor añadido de la compañía, precisamente, ese control absoluto de sus dispositivos. “Hoy en día, hay mucha competencia y nos caracteriza que somos de las pocas empresas europeas que diseñamos nuestros propios móviles. Es nuestro elemento diferenciador. Tenemos el control absoluto de todo el producto y así podemos garantizar la seguridad de nuestros smartphones”, asegura.

Texto: Àngela Zorrilla Fotografías: BQ España

Top

Deja un comentario