La investigación por el ‘caso Tándem’ contra la corrupción policial liderada por los comisarios José Manuel Villarejo y Carlos Salamanca ha puesto encima de la mesa los abusos cometidos durante años bajo su condición de funcionarios y altos mandos policiales para enriquecerse. Y para muestra un botón. A la causa se han aportado una batería de mensajes vía ‘Whatsapp’ entre quien fuera comisario de Barajas y un empresario que le pagó todo tipo de regalos a cambio de que le facilitara accesos y diversas gestiones a través del aeropuerto madrileño.

Estos mensajes, que van desde mayo de 2015 hasta junio de 2016 y a los que ha tenido acceso La Vanguardia, dejan constancia de cómo Carlos Salamanca recibió diversos ‘regalos’ por parte de este empresario, quien se autodefinió ante el juez como el “pagafantas” de ambos comisarios. “Te hago una pregunta solo ‘pa’ ti y ‘pa’ mi”, arranca el comisario -actualmente suspendido- en un mensaje a este empresario el 2 de junio de 2015.

Recreación de la conversación vía Whatsapp entre Carlos Salamanca y el empresario Recreación de la conversación vía Whatsapp entre Carlos Salamanca y el empresario (Pablo González)

Salamanca -bajo el nombre de ‘compadre’ en la agenda del empresario- quería dinero para su hijo, quien en esas fechas estaba a punto de casarse. “¿Con cuánto cuenta compadrito para su boda?”, le espeta al ‘pagafantas’. “Es que no se cuánto puedo llevarme de aquí sin que me pongan problemas allí”, le explica.

Este empresario vivía entre Guinea Ecuatorial y España. Es más, trabajaba en una empresa de petróleo del país africano. Su labor, entre otras cosas, era conseguir que ciertas personas llegaran a Madrid por el aeropuerto sin visado y sin control de su equipaje.

“Dime cuánto hostias”

El comisario le insiste: “Es que me interesa mucho saberlo para cerrar cosas”. Y su ‘amigo’ le responde: “¿Pero cómo llevarlo? Ayúdame a pensar cómo hacerlo”. Meter el dinero a España a través del aeropuerto no era el problema, tal y como se deduce del mensaje del ‘compadre’: “Tú olvídate de eso”.

Recreación de la conversación vía Whatsapp entre Carlos Salamanca y el empresario Recreación de la conversación vía Whatsapp entre Carlos Salamanca y el empresario (Pablo González)

Pero Salamanca está inquieto: “Dime cuánto hostias”. Entonces, su interlocutor le da una cifra: “Ah!… pues aún no sé. Dame tiempo para ver cómo se movilizan éstos (…). ¿Te parece bien que vaya a ver con 25 elementos?”.El ‘compadre’ le responde: “Tú eres el que le regalas”. Y el empresario responde: “Joder. Pero dime si es aceptable. Leche. yo qué se. De momento”. El comisario añade: “Todo lo tuyo es inaceptable y lo sabes jajajaja”.

La Audiencia mantiene a Villarejo en prisión

Tras el análisis de diversa documentación, los investigadores han concluido que el comisario recibió al menos 25.000 euros para la boda de su hijo en concepto de dávida por los servicios prestados en el aeropuerto, entre otros muchos regalos como dos coches marca Porsche, relojes de alta gama, viajes y has incluso la caldera de la piscina. En este asunto se investigan pagos sistemáticos tanto a Salamanca como a Villarejo, quienes habrían llegado a recibir incluso hasta 5 millones de euros por un informe que habrían cobrado a través de sociedades panameñas.

Esta pesquisas llevaron a la unidad de Asuntos Internos de la Policía y a la Fiscalía Anticorrupción a proceder a la detención de ambos comisarios así como al abogado y socio de Villarejo, Rafael Redondo. Tras la operación, la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela acordó su ingreso en prisión incondicional y sin fianza el pasado 5 de noviembre. Posteriormente, la causa recayó en el juez Diego de Egea, quien cinco meses después acordó la puesta en libertad de Salamanca. Villarejo sigue en el centro penitenciario de Estremera, a pesar de sus intentos por salir. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ve un “elevadísimo” riesgo de fuga y de reiteración delictiva si queda libre, confirmando así las tesis del Ministerio Público.

“¿Cuánto me ayudarás a que se dispare?”

Del cruce de ‘whatsapp’ se desprende cómo Salamanca estaba impaciente por saber cuánto dinero le daría y si esa cantidad llegaría antes de la boda: “Cuánto me ayudarías a que se disparase aún más la boda”, le pregunta tres días después, el 5 de junio de ese año. “Menos cachondeito…”, le dice su interlocutor. “Es la realidad. Qué te parece el champagne Perrier-Jouet o Laurear [Laurent] Perrier”, añade ‘compadre’.

Recreación de la conversación vía Whatsapp entre Carlos Salamanca y el empresario Recreación de la conversación vía Whatsapp entre Carlos Salamanca y el empresario (Mario Chaparro)

Unos meses antes de estos mensajes, concretamente en noviembre de 2014, Carlos Salamanca fue apartado del control del aeropuerto tras ser imputado en el ‘caso Emperador’ por cobrar regalos de la mafia china liderada por Gao Ping. Sin embargo, desde la Dirección General de la Policía se decidió enviarle a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, con competencias similares a las anteriores. Al final, su imputación quedó archivada por la Audiencia Nacional al no quedar acreditado que los regalos recibidos fueran a cambio de gestiones policiales.

“A ver si vuelves al aeropuerto”

Precisamente, el 11 de junio de 2015, el ‘pagafantas’ le manda un ‘whatsapp’: “A ver si vuelves al aeropuerto… jajaja… oeoeoe”. Pero su ‘compadre’ le corrige: “Soy massss”. “Aaahh!!! Ese es mi compadreee. El number one! Por haber estudiado! Jajajaja”. El comisario le responde: “Eso sin duda”.

Tras las conversaciones anteriores, Salamanca seguía insistiendo en el regalo para la boda de su hijo, quien también se encuentra imputado en el ‘caso Tándem’. El 26 de junio del 2015 vuelve a la carga: “Oye pregunta. ¿Cuánto vas a regalar al compadrito?”. Y el empresario le contesta: “Cuando pueda iré dándole. No puedo todo ahora. Esto es muy difícil lo del cash. Siempre antes de la boda”. Y el comisario le aclara: “Es por hacer previsiones. Y ver donde llegamos. Y esto solo tú y yo”.

Su interlocutor quiere dejarle algo claro: “Pero el regalo es para el compadrito. ¿Eh? jejeje”. Y la respuesta es: “Por su puesto, ni lo dudes por un momento, me ofendes. En serio”.

Recreación de la conversación vía Whatsapp entre Carlos Salamanca y el empresario Recreación de la conversación vía Whatsapp entre Carlos Salamanca y el empresario (Mario Chaparro)

Esa misma conversación continúa: “Como surgen inconvenientes, necesito saber lo tuyo”. la otra parte le contesta: “Lo mío está asegurado. Lo que pasa que irá llegando por partes”. Salamanca: “Lo se toli”. Entonces, el empresario y abogado advierte: “Pero esto es un secreto entre nosotros tres”. Respuesta: “Que siiii”. Y vuelve a preguntarle: “¿Es lo que me dijiste, ¿no?”. A lo que el interlocutor le responde: “Si 25”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.