Calaya es un ejemplo de ternura. Es primeriza pero ha traído al mundo a su cría Moke y la cuida con una delicadeza que pocos se podían imaginar. Los expertos del Smithsonian’s National Zoo de Washington (Estados Unidos) y del Conservation Biology Institute están sorprendidos y entusiasmados con la pareja.

Viven en uno de los mejores parques zoológicos del mundo y, además, forman parte de un programa de recuperación de una de las especies más amenazadas de extinción del planeta.

Calaya y Moke pertenecen a la subespecie gorila occidental de llanura (Gorilla gorilla gorilla), cuya población en libertad vive en pequeños grupos en los bosques y planicies montañosas de Angola, Camerún, República Centroafricana, República del Congo, República Democrática del Congo, Guinea Ecuatorial y Gabón.

Moke descansa sobre el cuerpo de su madre, poco después del nacimiento, el domingo 15 de abril Moke descansa sobre el cuerpo de su madre, poco después del nacimiento, el domingo 15 de abril (SNZ)

La Lista Roja de especies amenazadas de extinción, que elabora la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, categoriza a esta subespecie en el grupo de animales en situación crítica.

Moke nació el pasado domingo 15 de abril en un parto aparentemente sencillo en el que la madre -de 15 años de edad- demostró un habilidad innata que emocionó a sus cuidadores y que ahora está emocionando a miles de personas que pueden observar el vídeo difundido por el Zoo de Washington través de las redes sociales.

”Me caían las lágrimas, fue impresionante”, ha explicado Becky Malinski, una de las cuidadoras de primates de este centro refiriéndose al nacimiento de Moke. Calaya no solo ha atendido con sumo cuidado las primeras horas de su cría sino que está amamantándola con total normalidad.

”El nacimiento de este gorila occidental de llanura es muy especial y significativo, no solo para nuestra familia del Zoo, sino también para esta especie en peligro crítico de extinción”, ha destacado Meredith Bastian, responsable del cuidado de los primates en este centro de la capital de Estados Unidos. JEC

Deja un comentario