Ser amigo de Ignacio González era un buen negocio mientras éste formó parte del equipo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, primero como consejero y presidente del Canal de Isabel II y después como presidente del consistorio. El Canal fue su ‘niña bonita’, la empresa que le iba a hacer rico y tenía mano para poner y quitar a gente de su confianza. El gran pelotazo que iba a dar era la compra de la empresa brasileña Emissao por 25 millones de euros, de los que 5,4 millones acabarían siendo para el pago de comisiones ilegales.

Uno de sus hombres de confianza, Edmundo Rodríguez, presidía la filial del Canal, Inassa, a través de la cual se compraría Emissao. De las investigaciones en el marco del ‘caso Lezo’ -que llevó a González y a Edmundo Rodríguez, entre otros, a prisión en pasado mes de abril- se desprende que lo tenían todo pactado, el pago de las comisiones, el desvío a paraísos fiscales y la creación de sociedades pantalla para instrumentalizar el pago.

González, el “organizador”

González fue el “organizador” de aquella operación que haría millonarios a varios, entre ellos al propio Edmundo Rodríguez y por eso si había que hacer algún favor a un amigo de González, se hacía.

Correo electrónico Ignacio González 3 Correo electrónico Ignacio González 3 (LVD)

Así, con un simple correo del ex presidente madrileño indicando a Rodríguez que atendiera a un amigo suyo, éste consiguió un contrato de 3.000 euros mensuales. Pero no sólo eso, González tenía previsto que fuera su hombre en Emissao una vez se hiciera efectiva la compra a través del Canal de Isabel II por un precio muy superior a su valor real, y en detrimento de los madrileños.

Correo electrónico Edmundo Rodriguez Correo electrónico Edmundo Rodriguez (LVD)

El “amigo en común” al que se refiere Rodríguez es el propio González. De la secuencia de correos intervenidos por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y a los que ha tenido acceso La Vanguardia se desprende que el amigo de González, Francisco Ruiz Muñoz, en su labor de asesoramiento en temas de Brasil, por lo que había sido contratado, participó en las negociaciones para comprar Emissao, al brasileño Sebastiao Cristovam, uno de los mayores pelotazos llevados a cabo con dinero público de Madrid.

”Reunión con Ignacio”

Pero no sólo eso, Ignacio González estaba al corriente de todos los movimientos, tal y como reflejan varios correos electrónicos, y a pesar de la declaración de alguno de los investigados, como el propio Edmundo Rodríguez quien aseguró que el ex presidente madrileño no participó ni fue informado de la negociación ni compra de Emissao.

Correo electrónico Edmundo Rodriguez 2 Correo electrónico Edmundo Rodriguez 2 (LVD)

Del análisis de este correo, la UCO considera que se pone de manifiesto no sólo la

intervención de Francisco Ruiz en la operación de compra de Emissao, “sino

también que éste estaba supeditado a la anuencia de Ignacio González, cuando ya ostentaba la Presidencia de la Comunidad de Madrid y por tanto no ocupaba la presidencia del Canal de Isabel II”.

”El proyecto tiene luz verde”

Respecto de la reunión “con Ignacio” que se menciona en el correo, la Guardia Civil determina que es el propio ex presidente madrileño al haber sido comprado a través de las agendas que González y Rodríguez se vieron esos días. También concluye que el proyecto “Río Limpio” es como se le llamó a la compra de Emissao.

Edmundo Rodríguez Sobrino contesta al amigo de González al respecto: “El proyecto tiene luz verde”, de lo que la UCO desprende que “Ignacio” -Ignacio González- había aprobado que se llevara a efecto el proyecto “Río Limpio” -Compra de

participaciones de Emissao-.

Con estos y otros indicios, la Guardia Civil concluye en varios informes que González es la persona “que promovió que se llevara a cabo el proyecto de compra de participaciones de Emissao por parte de Inassa”.

Reconocen los pagos

De las pesquisas llevada a cabo tanto por la UCO como por la Fiscalía Anticorrupción y el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón se concluye que por la compra de Emissao se desviaron 5,4 millones de euros a diversas sociedades radicadas en paraísos fiscales en concepto de comisiones ilegales.

El dinero se habría repartido entre seis personas, tres brasileños y tres españoles (Edmundo Rodríguez, Ignacio González y Luis Vicente Moro). Uno de los brasileños,. Diego García Arias ha decidido colaborar con la Justicia, devolviendo el dinero y reconociendo los hechos. Así, en una declaración ante el juez el pasado 1 de noviembre, explicó respecto a Francisco Ruiz que fue contratado por Inassa para formar parte del equipo de trabajo para comprar las participaciones de Emissao.

Así, manifestó que ante su interés mostrado respecto a los motivos de la participación en el proyecto de Francisco Ruiz, Edmundo Rodríguez le transmitió que había sido recomendado directamente por el presidente de la Comunidad de Madrid.

García Arias reconoció que el papel de Ruiz en esta operación societaria no era necesaria y que no tenía muchos conocimientos financieros. Su interés era además de percibir sus correspondientes honorarios de Inassa, “conseguir quedarse como gerente de Emissao una vez fuese adquirida por Inassa”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.