Los viajes a Catalunya por residentes de otras autonomías cayeron el 9,22% en el cuarto trimestre del año pasado, coincidiendo con la inestabilidad política y con el efecto de los atentados de Barcelona y Cambrils de agosto.

La caída fue superior al 20% en noviembre y diciembre, cuando se habría notado el mayor impacto tras el referéndum del 1-O y la incertidumbre por el plan soberanista. Así lo reflejan los datos de la Encuesta de Turismo de Residentes que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), publicados este jueves.

Caídas del 23% después de octubre

En total, en Catalunya se dieron 4,726 millones de viajes en el cuarto trimestre, el 8,3% más que hace un año. Pero esa subida se da por el repunte de los viajes que hacen los que ya viven en ella. Los movimientos dentro de la autonomía crecieron el 14%, hasta los 3,753 millones de viajes. Los 973.200 restantes tuvieron como origen el resto de España. Por debajo de los 1,072 millones de viajes del año pasado en el mismo periodo, lo que equivale al 9,2% antes comentado.

Un par de turistas frente a la Sagrada Familia de Barcelona Un par de turistas frente a la Sagrada Familia de Barcelona (SolStock / Getty Images/iStockphoto)

Entrando más en el detalle de los datos que ofrece el INE, se ve cómo octubre aguantó, con un crecimiento de los viajes desde fuera de Catalunya del 15%, hasta los 314.421. Pero en noviembre se dio el primer bache: respecto al año anterior cayeron un 23%, hasta 265.849. Coincide con los momentos posteriores a la máxima escalada en el desafío soberanista y la entrada en vigor del artículo 155, que intervino la autonomía.

Y la tónica se repitió en diciembre, en pleno periodo de vacaciones de Navidad. Fueron 314.421 viajes, el 19,5% menos. De media, en los dos últimos meses del año la caída es del 21%.

El gasto de los residentes de fuera de Catalunya cayó el 7%

Los ingresos también sufrieron. De nuevo, el gasto local compensó al de otras autonomías. Y es que Catalunya ingresó 727 millones de euros en el cuarto trimestre por el gasto de los viajes, el 4,7% más que hace un año. Supone una ralentización notable, diez puntos menor al 14,8% de aumento del año anterior.

Y si se mira sólo el dato del gasto de los residentes de fuera de Catalunya, va en relación a la bajada de las llegadas. El dispendio cae el 7%, quedando en 368,9 millones de euros. Un año antes se había disparado el 30%.

Menos viajes implican menos gasto, que cae el 7% entre los residentes del resto de España Menos viajes implican menos gasto, que cae el 7% entre los residentes del resto de España (Àlex Garcia)

De esta manera, el gasto principal lo hacen los catalanes que viajan por Catalunya, que compensan la caída del resto de España. En este sentido, los viajes que los catalanes realizaron a otras autonomías cayeron el 5,5%, hasta los 1,33 millones de viajes, contrastando con la subida del 8% de un año antes. El grueso de los viajes se hacen dentro de Catalunya: crecieron el 14%, hasta 3,75 millones. Así, la estadística apuntaría que los catalanes han optado por sustituir, en parte, sus viajes al resto de autonomías por desplazamientos internos.

Los catalanes viran hacia el turismo interior

En términos nacionales, los españoles realizaron 193,7 millones de viajes en 2017. Es un aumento del 6,5%. Entre los que fueron viajes a España, el destino más visitado en 2017 fue Andalucía, que acumuló el 16,8% del total de los viajes; seguida por Catalunya, con el 13% –desde el 15,6% del año anterior-; y la Comunitat Valenciana, con el 9,6%.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.