Este 12 de febrero, dos detectives de la Policía de Baltimore fueron declarados culpables de crimen organizado y robo en un juicio que es parte de una investigación federal en curso sobre la corrupción entre los miembros de la Policía de la ciudad.

Los detectives Daniel Hersl y Marcus Taylor fueron esposados y sacados del tribunal después de que se anunciara el veredicto, informa AP.

Imagen ilustrativa

La acusación se basó en los testimonios de cuatro exdetectives que trabajaban junto con los acusados en una unidad de élite conocida como ‘Gun Trace Task Force’. Estos testigos ya se habían declarado culpables de cargos de corrupción y testificaron en nombre del Gobierno con la esperanza de reducir sus penas de prisión.

Los testigos contaron que su unidad de élite en realidad estaba compuesta por “matones con insignias (placas)” que irrumpían en casas, robaban dinero en efectivo, revendían narcóticos robados en redadas, mentían bajo juramento para cubrir sus huellas y falsificaban las escenas del crímen.

Según estas revelaciones, miles de casos desde el año 2008 podrían haber sido contaminados debido a las actividades ilegales de este grupo.

Deja un comentario