El laboratorio espacial chino Tiangong-1 hará su reentrada en la atmósfera entre este sábado y el lunes próximos, con mayor probabilidad el próximo domingo, según anunció la Oficina China de Vuelos Espaciales Tripulados (CMSEO, por sus siglas en inglés).

CMSEO es la entidad responsable de ingeniería y administración los vuelos espaciales tripulados de China y es dependiente del Ejército Popular de Liberación. Hasta ahora, los cálculos oficiales señalaban que el Tiangong-1, un módulo de diez metros de longitud y 8,5 toneladas de peso, caería entre el sábado y el miércoles, por lo que el último anuncio recorta en dos días ese pronóstico.

El Gobierno chino aseguró que su laboratorio orbital Tiangong 1, en desuso desde 2016 y que vaga sin control cerca de la Tierra, se quemará totalmente por las altas temperaturas que genera el roce con la atmósfera, por lo que la posibilidad de que caigan restos del laboratorio espacial a nuestro planeta es mínima.

El Tiangong-1 mide 10 metros de longitud y pesa algo menos de nueve toneladas

“Hemos informado al departamento de Naciones Unidas para el espacio exterior sobre la fecha (aproximada) de reentrada, y aumentaremos los esfuerzos para coordinarnos con ellos de forma transparente durante el proceso”, señaló hoy el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Lu Kang en rueda de prensa.

Si fuera necesario, también se contactaría con otros países u organismos, añadió Lu, quien aseguró que China “da importancia al asunto y lo trata de forma responsable, de acuerdo con las regulaciones” internacionales.

La Tiangong 1 fue puesta en órbita el 29 de septiembre de 2011 y estuvo en funcionamiento hasta el 16 de marzo de 2016. En su interior astronautas chinos llevaron a cabo experimentos y el laboratorio espacial también sirvió para probar las primeras misiones chinas de acoplamiento espacial entre naves y estaciones orbitales. Su sucesora, la Tiangong 2, está en órbita y en operaciones en la actualidad.

Los expertos aseguran que las posibilidades de que alcance a alguien son una entre un billón

Incluso aunque impactara en la Tierra, los expertos aseguran que las posibilidades de que alcance a alguien son una entre un billón, pero en todo caso su entrada en la atmósfera, si se produce durante la noche, podrá ser observada a simple vista por los curiosos.

La zona donde podría producirse la reentrada del Tiangong-1 es una amplísima franja del planeta que incluye toda África, casi la totalidad de Suramérica, Australia, buena parte de Asia y el sur de Europa (incluyendo España, Italia y Grecia).

La Tiangong 1 no sería ni de lejos el aparato espacial más grande en llegar al planeta, un récord que de momento tiene la estación de la NASA Skylab, de 74 toneladas, que dejó algunos restos en la ciudad australiana de Esperance en 1979. El gobierno local impuso entonces a la agencia estadounidense una multa de 400 dólares por tirar basura sin permiso, aunque al parecer ésta nunca fue pagada.

El gigante asiático tiene previsto comenzar en 2019 la construcción de una estación espacial compuesta por varios módulos, cuya conclusión está prevista para 2022.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.