La Audiencia Nacional comienza este lunes el juicio contra ocho acusados -tres de ellos en prisión preventiva- por delitos de terrorismo por agredir a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de la localidad navarra de Alsasua en octubre de 2016. En total se enfrentan a un total de 375 años de cárcel entre todos por delitos de lesiones y amenazas terroristas.

La Fiscalía les acusa de pertenecer al Ospa Mugimendua, un movimiento que defiende la expulsión de la Guardia Civil del País Vasco y Navarra. El Ministerio Público sostiene que este movimiento sigue las consignas del “Alde Hemendik” (Fuera de aquí), una campaña impulsada por ETA en los años 70 para ‘marcar’ todo lo posible a los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y aislarlos socialmente hasta conseguir expulsarlos.

Este juicio comienza en un momento en el que se está poniendo en duda desde diversos sectores el concepto que se sigue manteniendo en la Audiencia Nacional y por parte de la Fiscalía de lo que es terrorismo. Precisamente la semana pasada, la Guardia Civil detuvo a la coordinadora de los Comités de la Defensa de la República, Tamara Carrasco, por delitos de terrorismo y rebelión. Se le acusaba de promover cortes de carretera y otras acciones en Catalunya como respuesta al encarcelamiento de los exdirigentes del Govern por promover y organizar la independencia de Catalunya de manera ilegal y unilateralmente.

De los CDR a Cassandra

La Fiscalía solicitó el ingreso en prisión incondicional para ella al mantener que las actuaciones que promovió son propias de acciones terroristas. E incluso el fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, defendió esta tesis. Sin embargo, el juez de la Audiencia Nacional que tuvo que resolver sobre la medida cautelar, Diego de Egea, optó por dejarla en libertad y descartar el delito de terrorismo para limitarlo a uno de desórdenes públicos.

También en los últimos meses se han visto diferencias de criterio tanto en Fiscalía como en los tribunales o incluso entre distintos tribunales sobre qué considerar enaltecimiento del terrorismo. Un caso paradigmático es el de la joven Cassandra Vera, que fue condenada por la Audiencia Nacional a un año de prisión por los tuits contra Carrero Blanco y finalmente absuelta por el Tribunal Supremo.

En el caso de los acusados de Alsasua, han sido varis las voces, entre ellas las de los dirigentes de Podemos, que rechazan que esas agresiones sean terrorismo. Este sábado, miles de personas se manifestaron en Pamplona (Navarra) pidiendo “justicia” para los ocho acusados, un acto que consideran que “no es terrorismo”. Familiares de los procesados encabezaron la manifestación con una pancarta con el lema “Justicia, no es terrorismo”.

Una agresión que no fue casual

Los agresores, tres de ellos en prisión incondicional, no están acusados por delitos de terrorismo por una trifulca cualquiera de bar, según la Fiscalía y la juez que instruyó el asunto, Carmen Lamela. Aquella noche del 15 de octubre de 2016 un grupo de radicales identificaron a la pareja de guardias civiles en un bar. Precisamente por su condición de agentes de la Benemérita fueron increpados y agredidos. Cuando salieron del local hasta 30 personas les estaban esperando para amedrentarles y agredirles.

La Fiscalía recuerda en su escrito de acusación que entre los años 1988 y 2009 ha habido 100 actos de sabotaje y violentos realizados en Alsasua enmarcados en la campaña del “Alde-Hemendik / Que se vayan”. La primera vez que se tuvo conocimiento de este movimiento fue el 20 de junio de 2012, cuando aparecieron carteles y un comunicado reivindicativo de una acción en el pueblo en su página web, en donde, además, se convocaba su primera asamblea para el día 21 de junio de 2012.

En realidad, se puso en marcha el 03 de septiembre de 2011 con un acto denominado el “Discurso del Rey”, obteniendo continuidad a partir del año siguiente con el nombre de “Ospa Eguna/ Día de la Huída”, evento cuya celebración se ha llevado a cabo entre los años 2012 y 2016. Dichos actos están enmarcados, según el Ministerio Público, “en la dinámica de ir contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y más en concreto, contra la Guardia Civil, con la finalidad de expulsarles de la localidad de Alsasua”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.