El juzgado de instrucción nº 1 de La Seu de Urgell ha acordado archivar provisionalmente la causa contra seis de los ocho profesores investigados por un presunto delito de incitación al odio en el ámbito escolar, y seguir con las diligencias contra otros dos.

Los ocho profesores (cinco maestros y tres directores de centros educativos) declararon ante el juzgado el pasado mes de noviembre después de que se presentaran un total de 11 denuncias por parte de familias de alumnos por el tratamiento que hicieron en clase de los hechos como consecuencia del referéndum del 1-O. La investigación se abrió a profesores de los centros Albert Vives, Pau Claris y La Salle tras recibirse once denuncias de particulares, entre ellas la de una pareja de guardias civiles, padres de un niño que asiste a las clases de uno de los centros. Estos padres presentaron la primera demanda al considerar que los niños sufrieron humillaciones, insultos y agresiones fuera del colegio.

En las denuncias, los demandantes aseguran que los profesores hicieron comentarios a favor del referéndum y que las escuelas celebraron actos como la lectura de un manifiesto condenando las cargas policiales del 1-O y guardando un minuto de silencio el 3 de octubre, con motivo del día del paro general.

En las declaraciones frente al juez, los profesores negaron que dieran consignas políticas en clase sobre el referéndum y censuraran la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil. No obstante, el juzgado de La Seu decidió mantenerles como investigados por el tratamiento del 1-O en tres escuelas de la ciudad. El juez no pidió medidas cautelares para los docentes ni acordó ninguna otra diligencia al respecto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.