Convertido en hombre fuerte de ERC llamado a ocupar un altísimo cargo en el futuro Govern, el actual secretario de Economia de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonés, ha vuelto a reclamar la necesidad de que haya un Govern efectivo “que permita recuperar todos los espacios de poder democrático”. A pesar de haber admitido en una entrevista en La Vanguardia que será necesario sentarse a dialogar con Rajoy”, también se ha mostrado especialmente crítico con la judicialización de la política y la voluntad que aprecia en el Estado de “blanquear” la cauda del 1-O al hablar de violencia en las calles de Catalunya y al criminalizar la actuación de los llamados Comités de Defensa de la República (CDR).

En declaraciones a RAC1, Aragonés ha sostenido que “la violencia que intentan vender es un producto mediático para hacer creíble los atestados de la Guardia Civil y los razonamientos del juez Llarena”, el juez instructor de la causa por la que se mantiene en prisión a los líderes independentistas en varias cárceles madrileñas, y en búsqueda y captura a otros huidos a Bruselas y Suiza. Según ha opinado, “se quiere blanquear toda una instrucción por un delito de rebelión donde la clave es la violencia armada”, cuando “no ha habido” este tipo de violencia.

El dirigente ha advertido de que quienes hablan de violencia en Catalunya buscan “hacer creíbles los atestados de la Guardia Civil y los razonamientos del juez Llarena que hablan de violencia”. Por eso ha rechazado que se pueda “equiparar la actuación de los CDR con la kale borroka”, lo que en su opinión “es banalizar la violencia”. Pra Aragonés, “violencia es lo que hubo contra Ateneu Popular de Sarrià” cuando quemaron el local, ha diferenciado, de manera que ha reclamado no tergiversar el concepto de violencia con acciones como las pintadas o los cortes de carretera, porque “pintadas también ha habido en sedes de ERC y no lo vinculamos con ninguna violencia”, ha puesto como ejemplo.

Para el secretario de Economia, los CDR “no merecen” el ataque que reciben por parte del Estado, pero acto seguido ha solicitado hacer un “esfuerzo” por parte de todos de “aislar a cualquier individuo que quiera transformar la movilización en violenta”, dado que hay “un interés” por parte del Estado en “que la imagen sea de violencia” aunque sea mediante la acción voluntaria de sujetos “infiltrados”, tal y como denuncian desde los CDR.

“Ante un Estado dispuesto a todo lo que está dispuesto a hacer debemos ser más”, ha dicho, en referencia a la necesidad de tejer complicidades más allá de los partidos independenstistas. Pero rápidamente ha recordado que el 47% que constituyen ERC, PDeCat y la CUP en el Parlament “es legítimo para hacer lo que queremos hacer”, porque “somos mayoría parlamentaria”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.