El presidente de Aragón, Javier Lambán, pedirá responsabilidades por la pérdida de tres de los bienes de Sijena que deberían haber regresado al monasterio oscense desde Catalunya de un conjunto de obras que, en algún caso, ha llegado en un estado “bastante lamentable”.

Así lo ha anunciado el presidente aragonés durante la visita que ha realizado este martes al cenobio para conocer el estado en que se encuentran los 43 bienes llegados ayer desde el Museo de Lleida, uno menos de los que se esperaban en Aragón —en principio eran 44 pero ayer, lunes, se supo que una pieza se había extraviado durante unas obras en el Palacio Episcopal de Lleida— y que se suma a los otros dos extraviados en el traslado de 51 bienes que regresaron en julio de 2016 procedentes del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

El Gobierno de Aragón ya ha anunciado que estudiará las acciones que puede desarrollar ante la “evidente negligencia” de algunas instituciones que han perdido bienes “por el camino o permitido que se deterioraran de manera absolutamente culpable”, según ha dicho Lambán.

“Visto lo visto, lecciones en cuanto a conservación de patrimonio de los conservadores de Catalunya no puedo aceptar ninguna”, ha dicho Lambán.

“No nos suele ocurrir que se nos pierdan piezas por el camino; de las que salieron de aquí al menos tres de ellas no han regresado y a alguien tendremos que pedir responsabilidades”, ha apuntado Lambán. En cualquier caso el presidente aragonés ha resaltado que la de hoy es una jornada de “celebración”, ya que, ha dicho, “han vuelto a casa unas piezas que nunca debieron salir”.

Para Lambán, es un día de celebración también porque el Gobierno de Aragón ha cumplido “con un deber”, la exigencia del cumplimiento de una sentencia, incluso si llevaba aparejada la intervención de las fuerzas de seguridad del Estado, una circunstancia que hubiera preferido evitar, pero que dadas las circunstancias no ha quedado otro remedio que utilizar.

Lambán ha subrayado que el retorno de los bienes de Sijena no se ha planteado “jamás” en el ámbito de una relación “beligerante” con Catalunya, a la que unen muchos lazos, pero ha dicho que el espíritu de concordia no puede llevarle a renunciar “a sus legítimos intereses”.

Este conflicto, ha insistido el presidente de Aragón, no debe determinar las relaciones entre ambas comunidades, que desea que sean “fraternales”.

Ha insistido en que en Aragón son “respetuosos” con las decisiones de la justicia, cuyos tiempos “no son en modo alguno” los de la política, por lo que ha rechazado la imputación que se hace desde distintos sectores de la política catalana de que el regreso de estas piezas a Sijena se haya debido a la aplicación del artículo 155.

“Eso es mentira y radicalmente falso”, ha enfatizado Lambán, quien ha apuntado que quien fijó la fecha de devolución de los bienes y la manera de hacerla fue un juez con una sentencia judicial dictada de forma “libérrima sin ningún tipo de interferencia de los políticos o de las instituciones”.

La pieza extraviada

Hoy mismo, el director del Museo de Lleida, Josep Giralt, ha explicado que la pieza de Sijena que falta es una tela al óleo de la Purísima Inmaculada datada en el siglo XVIII, que se perdió durante unas obras en el Palacio Episcopal leridano en 2012.

En los próximos días, ha añadido Giralt, técnicos del Museo buscarán la pieza en las dependencias del Obispado y, una vez se encuentre, la entregarán “al juzgado de Huesca para que la puedan incorporar al resto de la colección”.

Lambán ha mostrado la preocupación existente en Aragón por lo que la situación en Cataluña y su predisposición para ayudar a solucionarla, aunque ese “espíritu de concordia y reconciliación” no puede llevar a Aragón “a renunciar a defender sus derechos legítimos cuando se producen litigios”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.