[ad_1]

Arabia Saudí confirmó este jueves el bombardeo de varios «objetivos legítimos» en la capital de Yemen, controlada por los hutíes, y acusó a Irán de haber ordenado a los rebeldes yemeníes los ataques con drones el martes contra un oleoducto en territorio saudí.

En un comunicado, la coalición internacional que lidera Arabia Saudí aseguró que atacó varios objetivos “legítimos”, que incluyen bases militares y almacenes de armas y de municiones controlados por los hutíes, milicia que considera “terrorista“. La alianza árabe afirmó que los ataques fueron “precisos” y “lograron sus objetivos”, pero no informó si se han producido víctimas a raíz de sus ataques.

El Ministerio de Salud controlado por los hutíes informó de que al menos seis civiles murieron este jueves y otras 32 personas resultaron heridas por los bombardeos.

Los aviones de la coalición árabe realizaron el amplio ataque en Saná contra objetivos militares y barrios residenciales dos días después de que los rebeldes yemeníes bombardearan un oleoducto en Arabia Saudí con aviones no tripulados.

El viceministro de Exteriores de Arabia Saudí, Adel al Yubeir, indicó en Twitter que “los hutíes son parte indivisible de la Guardia Revolucionaria de Irán y están sujetos a sus órdenes”.  “Esto se confirma por el ataque de los hutíes a instalaciones en el reino”, añadió.

La coalición militar afirmó en un comunicado que esos ataques, lanzados con drones el pasado martes, constituyen “graves violaciones” de las leyes internacionales y “se pueden considerar crímenes de guerra”.

El incremento de las hostilidades se produce a pesar de que los hutíes se retiraron el pasado martes de tres puertos estratégicos en la costa del mar Rojo, en cumplimiento del acuerdo negociado el pasado diciembre entre ambos bandos.

La retirada de los puertos, que incluye el de Al Hudeida, el mayor del país, es un primer paso hacia la implementación de los acuerdos firmados el pasado diciembre en Suecia entre los dos bandos y es vista por la ONU como un movimiento absolutamente necesario para poder retomar las negociaciones de paz.

El conflicto yemení estalló a finales de 2014 cuando los rebeldes ocuparon Saná y otras provincias del país y expulsaron al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, actualmente exiliado en Riad.

Arabia Saudí y sus aliados árabes intervienen militarmente en el conflicto desde marzo de 2015 para tratar de derrotar a los hutíes, apoyados por Irán, y tratar de restituir a Hadi.

[ad_2]

Source link