Un grupo de manifestantes reunidos este sábado en Belén (Cisjordania) bajo la consigna “La Tierra Santa no está en venta y no se alquila” han atacado con piedras el coche en el que se encontraba el patriarca de Jerusalén, Teófilo III.

Algunos de los presentes golpearon el vehículo con las manos y se enfrentaron al servicio de seguridad que acompañaba al clérigo.

Los coches de la caravana del patriarca lograron con dificultades atravesar la multitud gracias a la ayuda de las fuerzas del orden y llegar hasta la Basílica de la Natividad. No se han reportado víctimas tras el incidente.

Esta noche, se oficiará en el templo una misa con motivo de la Navidad ortodoxa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.