Laura Goodman, cocinera del restaurante de comida italiana Carlini, en Shropshire (Reino Unido), fue amenazada de muerte por internautas tras publicar en Facebook que había engañado a unos comensales veganos, según informa The Guardian.

Goodman, de 47 años, decidió “poner una trampa” en la comida de unos clientes veganos, cansada de sus reiterados pedidos.

“Una vegana moralista y devota (para la que pasé todo el día cocinando) se ha ido a la cama creyendo todavía que es vegana”, publicó la cocinera en su cuenta de Facebook.

El ‘post’ causó tanto escándalo en las redes sociales que incluso llegaron a amenazarla de muerte. La ola de críticas, especialmente de parte de internautas veganos y animalistas, la forzó a disculparse públicamente y a presentar su renuncia en el restaurante en donde trabajaba, según declaró un portavoz del local.

Michael Gale, su pareja y uno de los dueños del restaurante, excusó a Goodman diciendo que tuvo un mal día y había bebido de más, además dio una posible explicación sobre la actuación de la cocinera: “Ella pasó mucho tiempo diseñando un menú especial vegano para un evento, pero luego eligieron algo que ya estaba en el menú, e incluso una pizza con queso, que no es vegana. A eso se refería, y no es excusa para sus comentarios. Queremos asegurar que no se usó carne para los platos y que fueron realizados con altos estándares de calidad”, afirmó Gale, quien también afirma haber recibido amenazas de muerte.

Deja un comentario