La detención de Carles Puigdemont en Alemania, hace ahora una semana, ha vuelto a colocar la cuestión de Catalunya en el primer plano de la opinión pública europea. Alemania tiene un sistema judicial muy riguroso y a la vez es el país más potente de Europa. Todas las cosas importantes que se deciden en Alemania acaban teniendo repercusión e invitan al debate público. Alemania, seguramente sin quererlo, se convierte en juez de la cuestión de Catalunya. Esta es la interpretación del director adjunto de La Vanguardia. Enric Juliana, en su video-blog semanal.

La competencia corresponde a un land (estado federado). Imaginemos que en España, “el país más descentralizado del mundo”, según la propaganda oficial, la decisión sobre las extradiciones correspondiese a los tribunales de justicia de las comunidades autónomas. Los jueces del land de Schleswig-Holstein (norte de Alemania) reivindican su independencia frente a la atenta mirada de la prensa europea. Altos dirigentes políticos alemanes reiteran que no habrá injerencia política de ningún tipo desde el gobierno federal, ni desde otras instancias de la política alemana. Los jueces podrán decidir, sin una presión política explícita, si los delitos de los que el juez español Pablo Llarena acusa a Carles Puigdemont corresponden a figuras penales previstas por la legislación alemana. Ese será el debate y el centro del mismo será la acusación de rebelión con violencia, acusación que en Alemania podría corresponder al delito de alta traición. Una acusación muy grave en Alemania.

La cuestión es tremendamente delicada y los dirigentes políticos alemanes lo saben. El nuevo presidente del Bundestag, Wolfgang Schäuble, hasta hace muy poco poderoso ministro de Finanzas, ha declarado al semanario ‘Der Spiegel’ que se debe tener “total confianza” en la justicia alemana. Shäuble también ha pedido a España que intente resolver el conflicto de Catalunya. “Hay que asegurarse de que los catalanes no se sientan perdidos”, ha afirmado el político alemán en silla de ruedas, durante estos últimos años uno de los principales paladines europeos de la política de austeridad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.