Albert Rivera ha subido este martes a la tribuna de oradores del Congreso decidido a hacer un repaso general a toda la gestión de Pedro Sánchez, como si estuviera en el debate del estado de la nación -cuya convocatoria ha reclamado- y no en el de los Presupuestos Generales del Estado para 2019.

Consciente de las dificultades por las que está atravesando el presidente del Gobierno y de su debilidad parlamentaria, el líder de Ciudadanos ha aprovechado su media hora generosa de discurso, con réplica incluida, para atacar a Sánchez en todos los flancos posibles, y no para contestar a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien, para enfado del líder de Ciudadanos, le ha llamado reiteradamente “señor Casado”. El líder naranja a su vez, la ha ninguneado y apenas se ha dirigido a ella salvo para pedirle que retirara ciertas alusiones que le han dolido sobre la crispación que se vive en Catalunya donde su familia y muchos ciudadanos, ha recordado Rivera, sufren el acoso de los “independentistas violentos”.

Para guardar ciertas formas, Rivera ha comenzando por hacer un repaso a unos presupuestos que Ciudadanos no comparte en absoluto y a los que su grupo ha presentado una enmienda a la totalidad, como han hecho también los nacionalistas del PDeCAT y los republicanos de ERC, algo que, salvo sorpresa de última hora, abre la posibilidad de una convocatoria de elecciones generales en breve. Pero eso no ha hecho variar a Rivera de discurso que ha vuelto a reclamar al presidente que “deje de engañar a los españoles” y les convoque ya a las urnas.

En el partido, no obstante, creen que aunque Sánchez vea tumbados sus presupuestos en la votación de este miércoles -algo que el PP no ve del todo seguro- va a intentar resistir al menos hasta otoño a base de decretos ley. Así que se preparan para continuar haciendo oposición a los socialistas a los que Rivera también ha lanzado una puya afirmando que muchos de sus votantes se están “fugando” ya a su partido.

Con este enganche, el líder de Ciudadanos ha sentenciado que estos presupuestos  van a terminar siendo la “tumba política” de Pedro Sánchez. Una aseveración que en Ciudadanos se creen a pies juntillas porque consideran que los españoles no le van a perdonar que hayan sido pactados con los “secesionistas” y los “populistas”. “Si usted cree que lo ha hecho tan bien convoque elecciones porque a lo mejor hasta saca  mayoría absoluta”, le ha retado, irónico, Rivera, aunque después ha afirmado que si no convoca a las urnas es porque “teme que le echen los españoles”. “Usted no tiene lo que hay que tener para convocar elecciones: dignidad”, ha concluido. 

“Vamos a votar en contra estos presupuestos porque usted con ellos solo quieren gasolina para seguir unos meses más para en La Moncloa”. “Estos presupuestos van a machacar a la clase media, son un sablazo al bolsillo de los españoles”. “El señor Sánchez quiere que seamos los campeones de Europa en subir impuestos y no lo vamos a permitir”, ha ido relatando Rivera desde la tribuna.

Una vez que ha dejado clara su postura sobre los presupuestos, Rivera se ha lanzado a hablar del conflicto en Catalunya, justo el día que ha comenzado en el Tribunal Supremo el juicio a los líderes independentistas catalanes. Rivera ahí volvió a dejar caer la duda de si el Gobierno de Sánchez los indultará si son condenados, algo que él, si gobierna, no hará nunca porque cree que sería una “estafa” a la Justicia y a los españoles.

Sus ataques a Sánchez han ido subiendo de tono en la réplica, al que ha llegado a preguntar “qué estómago tiene” y si tiene “sangre u horchata en las venas” para seguir negociando con los independentistas después de que le presentaran el documento de “los 21 puntos de la vergüenza, de la infamia”.

Y ahí es cuando si se ha dirigido a la ministra Montero a la que le ha recordado que “el conflicto es tener que ir escoltado para defender la Constitución y que te pinten las persianas de tu casa como a los judíos”.

En su afán de distanciarse también de Pablo Casado, tras la resaca de la concentración del domingo pasado en Madrid, otro de los hilos argumentales de Rivera ha sido insistir en que el “bipartidismo” sigue vivo, afirmando que cuando les interesa el PSOE y el PP -cuya confrontación asegura que es una “ficción”-, siguen negociando para “pastelear” y hablando del pasado, de cuestiones como Franco o el aborto. “Son muy cansinos”, ha afirmado.

Tras el debate, fuentes del partido han asegurado que han visto a una ministra “viniéndose abajo” y a un presidente con un gobierno “agonizante”, con poco margen para poder seguir adelante. Pero, sobre todo, muy pendiente de lo que pueda pasar en el juicio contra los independentistas que se alargará varios meses y que va a marcar la larga campaña electoral de las elecciones europeas, autonómicas municipales. Un juicio y “un conflicto” que Ciudadanos va a seguir utilizando contra Sánchez como arma en las protestas que han vuelto a convocar en la calle, esta vez en Barcelona, el feudo de Inés Arrimadas.

“Ustedes sigan llamado fachas a todos los que llevan una bandera de España, sigan, sigan que así les ha ido en Andalucía”, les ha advertido Rivera a los dirigentes socialistas convencido de que parte de sus votantes les van a dar la espalda para acabar en Ciudadanos.




Source link

Deja un comentario