España tiene poco peso en Europa. Al menos, esa es la tendencia que se percibe de un tiempo a esta parte. Y por lo que parece, quienes podrían corregirlo tampoco hacen mucho por la labor. Un ejemplo de ello, vinculado al sector financiero, tuvo lugar hace casi un mes, en una de las citas organizadas por el Banco Central Europeo (BCE).

Cuando está en liza una de las vicepresidencias del supervisor bancario, cualquier detalle o gestión puede sumar a la causa. No ocurrió, sin embargo, en la reunión organizada el pasado 22 de noviembre por el BCE y una comitiva de primeros directivos de grandes compañías europeas. Reunión de pastores, como se dice, con el jefe Mario Draghi a la cabeza.

Por el lado español, la representación estuvo bajo mínimos. El Banco de España consideró la cita un asunto menor, porque el gobernador Luis María Linde fue baja, a diferencia de lo que sí hicieron sus homólogos de Francia, Italia, Portugal, Grecia… La cuota institucional española corrió a cargo del director general, Pablo Hernández de Cos.

Aunque no fue el único representante de la cuota española. A la cita en Fráncfort también acudió el presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, que participó junto a otros responsables corporativos en este “informal dialogue” organizado por Draghi. Con excusa o sin ella, al capo italiano no le pasó inadvertida la ausencia de Linde.

BIOGRAFÍA

Anda siempre oculto tras las cortinas de los salones del poder y con el oído alerta. Se trata de nuestro Confidente, ese señor anónimo, menudo y con gabardina que pone el foco de manera desenfadada en esos detalles que no alcanzan la categoría de noticia pero que muchas veces resultan reveladores de los usos y maneras de los protagonistas de nuestra vida pública

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.