Los taxistas que operan en la Terminal T1 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat disponen desde esta semana de aseos nuevos, en un módulo de obra fija. El estreno se enmarca en la disputa entre los conductores y el operador estatal aeroportuario, AENA, por el acondicionamiento de la ‘parrilla’ en la que esperan turno antes de poder embarcar pasaje. El vídeo de un pequeño ratón correteando por esta área de descanso aireó la pugna en febrero.

Y es que, desde otoño de 2016, los taxistas ocupan de forma provisional el antiguo parking de empleados por un conflicto urbanístico y ambiental. La ‘parrilla’ original, que AENA acondicionó en 2009 al estrenarse la T1, forma parte de la Red Natura 2000 europea desde 2006 y está situada junto al espacio natural El Remolar-Filipines de Viladecans. La denegación de una licencia municipal de obras destapó el embrollo legal.

El traslado generó malestar en el gremio y tras varias protestas ambas partes acordaron la reubicación en la parcela actual. Sin embargo, durante un año y medio el área de descanso ha contado solo con un precario módulo de aseos prefabricado –muy dañados por el incivismo– y una marquesina al aire libre con cinco máquinas de vending. Los conductores pasan entre una y tres horas diarias en este aparcamiento, que acoge unos 800 vehículos en rotación continua.

Los nuevos lavabos de la 'parrilla' de taxistas de la Terminal T1 del aeropuerto de Barcelona-El Prat Los nuevos lavabos de la ‘parrilla’ de taxistas de la Terminal T1 del aeropuerto de Barcelona-El Prat (AENA)

Molestos por la precariedad de las instalaciones, los sindicatos de taxistas piden a AENA equiparar la ‘parrilla’ principal a la de la T2, que cuenta con cantina y aseos fijos. Tras varias reuniones ambas partes pactaron la instalación esta primavera de aseos de mayor calidad y provistos de elementos antivandálicos. Antes que acabe el mes de mayo debería estar también operativa una camioneta de restauración –ya adjudicada a la empresa Serhs– en la que los conductores podrán comprar alimentos y bebidas calientes.

Los aseos recién construidos se disponen en tres casetas grupos, ocupan 91,50 m2 y han costado 229.200 euros. Ante la actual multiculturalidad del colectivo, el módulo masculino dispone de 3 placas turcas, 4 inodoros y 6 urinarios, mientras que el femenino cuenta con tres inodoros convencionales. Un tercer baño está adaptado para personas con movilidad reducida. Además una placa solar térmica permitirá obtener agua caliente sin consumir luz y energía eléctrica y los sanitarios de acero inoxidable cuentan con grifería temporizada para agua fría y caliente.

Deja un comentario