Más allá de la exigencia que marca la ley, esta es la combinación mínima recomendable que debe incluir una póliza de vehículo a motor

Redacción

Las 5 coberturas que no pueden faltar en un seguro de coche

La contratación de la póliza del vehículo es para muchos ciudadanos el primer contacto con el sector asegurador. Más de 30,7 millones de vehículos a motor circulan en España con su correspondiente seguro, según datos del Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA). Se trata, no hay que olvidarlo, de un seguro obligatorio. Aunque sería más correcto decir que lo que exige la ley es la cobertura de Responsabilidad Civil en la circulación de vehículos a motor. El resto de coberturas no son ya una exigencia legal, sino una decisión de cada asegurado o la recomendación de su mediador de seguros.

En un mercado tan maduro como el del llamado seguro de autos, encontraremos propuestas y coberturas de lo más variadas. En función de la selección que hagamos, entre otras razones, dependerá el precio del seguro. A continuación, detallamos las 5 coberturas que son recomendables en una póliza de coche o moto además de la ya mencionada Responsabilidad Civil:

  • Protección jurídica: Nos garantiza la prestación de servicios de abogados y técnicos tanto para nuestra defensa por los daños que podamos causar como para la reclamación de daños materiales y personales que podamos sufrir como propietarios y usuarios de nuestro vehículo consecuencia de accidentes causados por terceros.
  • Daños propios: Es casi imprescindible durante los primeros años del vehículo. Esta cobertura nos permitirá afrontar la reparación o substitución de nuestro vehículo en caso de que los daños que ha sufrido sean a consecuencia de nuestra propia negligencia o causados por un vehículo no identificado.
  • Robo: Al menos durante los primeros años. Podremos resarcirnos de la desaparición de nuestro vehículo en manos indeseadas. Y si lo recuperamos, tendremos cubiertos los daños que haya podido sufrir durante su uso ilegal.
  • Impacto con animales salvajes o domésticos: Especialmente si circulamos por zonas no urbanas. Cada vez son más los aseguradores que ofrecen esta cobertura aunque no hayamos asegurado el vehículo con la garantía de daños propios. Las estadísticas de accidentes con animales así lo aconsejan.
  • Asistencia en carretera KM 0, Asistencia en viaje. Nuestro vehículo es fantástico y lo cuidamos, pero algo puede ocurrirle. Contar con una buena cobertura de asistencia es algo que se agradece y se valora cuando nos vemos en la necesidad de usarla.

Deja un comentario